La burbuja de la eólica marina: los proyectos en Galicia se ‘comerían’ el 10% de la potencia mundial

Las aguas gallegas albergan siete proyectos para la eólica marina de casi 4.900 megavatios, lo que representa casi una décima parte de la potencia instalada a nivel mundial

Parque eólico marino flotante Kincardine

Imagen de archivo del parque eólico marino flotante Kincardine, desarrollado por Cobra

Avalancha de proyectos con la eólica marina en Galicia. Sobre la mesa del Ministerio para la Transición Ecológica están los proyectos para levantar un total de siete parques eólicos sobre las aguas de la comunidad. Se trata de una tecnología que ya está presente, por ejemplo, a escasas millas de la costa gallega, como es el caso del de Viana do Castelo, pero que ahora apunta a estrenarse en la autonomía.

Entre todos ellos acumulan una potencia total de 4.680 megavatios. El de mayor tamaño es Nordés. La alianza entre Sener y Bluefloat plantea un parque eólico marino de hasta 1.200 megavatios frente a la costa ártabra. Estas instalaciones superan a los 1.000 megavatios del Galwind, que Cobra (exfilial de ACS) proyecta al norte de Estaca de Bares.

Ambos parques duplican en potencia a los 510 megavatios del parque Volanteiro (promovido por Capital Energy), los 495 megavatios de Celta I y Celta II (ambos impulsados por Ferrovial) o los 490 megavatios del San Cibrao y San Brandán que Iberdrola plantea frente a Cedeira y Estaca de Bares.

Galicia y el ranking mundial

Este boom de proyectos no solo coloca a Galicia al frente del ranking español en tramitación de parques eólicos marinos, sino que, en el caso de llevarse todos ellos a la práctica, harían que la comunidad acaparase un 8,7% de la capacidad instalada con esta tecnología en todo el mundo.

Y es que los datos del Departamento de Energía del Gobierno de Estados Unidos revelan que son 50.623 los megavatios que se encontraban desplegados en las aguas del planeta a través de parques eólicos marinos al cierre del ejercicio 2021. La cifra se ha disparado en 17.398 megavatios a lo largo del último año, según revela la agencia estadounidense, que apunta a China como principal responsable de este incremento.

No en vano, el país asiático instaló un total de 13.790 megavatios, una cifra que multiplica casi por siete a los 1.855 megavatios de Reino Unido. Vietnam, con 634 megavatios; Dinamarca (605) y Países Bajos (402) completan el top 5 de países más activos con la eólica marina en 2022.

En materia de parques eólicos marinos ya en construcción, Reino Unido vuelve a liderar la tabla con 6.844 megavatios que ya encaran la fase final de cara a su puesta en marcha. De hecho, solo Escocia tiene adjudicado con nombre 25 gigavatios de eólica marina offshore. Países Bajos (2.300 megavatios) y Francia (1.959) completarían el podio, según la agencia de energía de Estados Unidos.

Pistoletazo de salida para la eólica marina en Galicia

Además, la carrera por la eólica marina que está teniendo lugar en Galicia ha llevado a que la comunidad acapare prácticamente la mitad de la potencia que se tramita para esta tecnología en toda España. Los 4680 megavatios representan un 48,8% de un total de 9.600 megavatios.

Tanto es así que Galicia supera a la suma de las dos comunidades que la acompañan en el podio. Se trata de Cataluña, con 2.250 megavatios promovidos por firmas como BlueFloat, Cobra, Iberdrola o Saitec, y de Canarias con 2,023 megavatios que han sido proyectados por Acciona, Green Stone Renewable, EnerOcean, Cobra, Capital Energy, Iberdrola, EDP, Baywa, Naturgy y la gallega Greenalia.

Todos estos proyectos se encuentran todavía en fase inicial. El Ejecutivo central aún no ha dado luz verde a los Planes de Ordenación del Espacio Marítimo (POEM), que marcarán las líneas maestras sobre las zonas en las que podrá desarrollarse esta tecnología pionera en España.

Su aprobación, que se espera para finales de este mismo año se erige como clave para perfilar los concursos que definirán el reparto de megavatios y de espacios marítimos.