La guerra de la moda tras el Covid: la nueva cúpula de Inditex se enfrenta al auge de Shein y Primark

Marta Ortega y Óscar García Maceiras se harán con las riendas de Inditex el próximo mes de abril en un momento marcado, según los analistas, por la presión sobre los márgenes y la escalada de la 'fast fashion' de Shein y Primark

Amancio y Marta Ortega

Amancio y Marta Ortega

Los analistas dibujan el nuevo tablero del sector de la moda al que se enfrentarán Marta Ortega y Óscar García Maceiras una vez que a partir del próximo mes de abril asuman las riendas de Inditex. Credit Suisse, una de las casas de inversión que prevé una corrección de la compañía en bolsa para pasar de los 28,4 euros a los 27 que le marca como precio objetivo, pone el foco en dos competidores al alza y en la presión sobre los márgenes que imperará en el sector como consecuencia de la escalada de costes.

En concreto, los analistas de Credit Suisse apuntan que «algunos competidores non han reaccionado aún a la amenaza que supone Shein». Según revelan en su último informe del sector, la firma china ha multiplicado su tamaño por seis en apenas dos años y con sus últimas subidas de precios apuntan a nichos de mercado de población más avanzados. «Los retailers estarán bajo presión para igualar sus precios y su velocidad», explican.

En este sentido, la consultora McKinsey destaca en su informe de perspectivas para la moda del año que la principal fortaleza de Shein pasa por su capacidad para «introducir» consistentemente más de 6.000 nuevos productos al día en tiradas limitadas y con diseños adaptados a los datos del cliente».

H&M se estanca

Desde Credit Suisse y McKinsey señalan a Shein como el máximo exponente de un modelo de fast fashion que amenaza tanto a Inditex como a una H&M que prevé que siga perdiendo terreno respecto a la firma fundada por Amancio Ortega. «H&M ha tenido un año decepcionante con una menor recuperación de su margen bruto que sus comparables y sus ventas siguen todavía por debajo de sus niveles de 2019«.

Además, desde la casa de análisis subrayan que los cambios que la firma sueca ha puesto en marcha en los últimos años para intentar dar un golpe de efecto apenas han tenido «beneficios sostenibles» en el tiempo. «Nuestra preocupación es que el producto carezca cada vez más de diferenciación en un mercado concurrido», algo que, a su juicio, restará poder de fijación de precio en un contexto en el que, además, se enfrenta a una escalada de costes.

La inflación aprieta los márgenes

De esta forma, desde Credit Suisse prevén que H&M continúe estancada y, además de Shein, apuntan el nombre de otra firma al alza: Primark. La compañía irlandesa se mostró esta misma semana satisfecha con el ritmo de ventas que ha cosechado en las dos primeras semanas de diciembre (el primer mes de su ejercicio fiscal) y desde la casa de análisis ponen de relieve que la firma ha expresado su confianza en que «no necesitará incrementos de precios» para mantener unos márgenes que se convierten en uno de los principales quebraderos de cabeza para el sector.

«Como resultado de estas presiones por las subidas de costes, el 67% de los ejecutivos del sector de la moda prevén que los precios aumenten en 2022 una media del 3,2%«, apunta la consultora McKinsey.

Estos temores también cristalizan en una Inditex que en apenas cuatro meses afronta la renovación de su cúpula con Marta Ortega como presidenta no ejecutiva y Óscar García Maceiras como consejero delegado. «Creemos que el nuevo equipo gestor se enfrenta a varios retos a medio plazo», subrayan desde Credit Suisse, que añaden que «las expectaciones del mercado de una expansión de márgenes de 90 puntos básicos en 2022/2023 parece muy exigente dada la presión en su margen bruto».

En este sentido, la casa de análisis apunta que, mientras que los predecesores de Marta Ortega y Óscar García Maceiras «han completado importantes actualizaciones de sistemas y operaciones», a los dos nuevos máximos ejecutivos de Inditex les tocará hacer frente a la amenaza de los márgenes y a otros tres grandes retos.

Por un lado, lograr crecimiento mientras lleva a cabo una reducción de superficie comercial y de su red de tiendas. Por otro, hacer frente a las prácticas comerciales «agresivas» de Shein que amenazan con conquistar terreno a Inditex . A estos desafíos se suma la «exigente agenda de sostenibilidad» a la que firmas como Inditex ha dedicado esfuerzos en los últimos años, pero que también impacta en su estructura de costes.