La presidenta de Navantia se pone al frente de la SEPI en plena crisis de Alcoa y Alu Ibérica

El Consejo de Ministros hace oficial el nombramiento de Belén Gualda como nueva presidenta de la SEPI para lidiar con las crisis de Alcoa o Alu Ibérica

Belén Gualda

Belén Gualda, nueva presidenta de Navantia

La presidencia de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI) vuelve a tener un inquilino casi un año y medio después. El Consejo de Ministros ha hecho oficial el nombramiento de Belén Gualda, la presidenta de Navantia desde el pasado mes de septiembre, como nueva máxima ejecutiva de la SEPI.

“Belén Gualda es la actual presidenta de Navantia y cuenta con una amplia experiencia directiva en el sector público empresarial donde ha ejercido diversas responsabilidades, la mayoría de ellas vinculadas a la Junta de Andalucía”, ha destacado la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.

Dimisión del anterior presidente

Belén Gualda ocupará el vacío de poder que dejó en la SEPI la dimisión de Vicente Fernández en octubre de 2019. Fue entonces cuando el ejecutivo tomó la decisión tras conocerse la reapertura de la causa judicial sobre la adjudicación de la controvertida mina de Aznalcóllar, en la que se le investiga por su etapa como secretario general de Industria de la Junta de Andalucía.

A Belén Gualda, de origen granadino, es ingeniera de Caminos, Canales y Puertos, le tocará lidiar tanto con la crisis de Navantia en Ferrol (afronta un año de sequía de nuevos contratos con la inversión en el plan de modernización del astillero en stand by) como con la de Alcoa y Alu Ibérica.

De Alcoa a Alu Ibérica

En concreto, la SEPI (máxima accionista de Navantia) es la encargada de adquirir la planta de aluminio de Alcoa en San Cibrao para, posteriormente buscar un nuevo comprador. Hasta hace unas semanas todas las miradas estaban puestas en el grupo Liberty, pero la bancarrota de su principal financiador y la negativa del Gobierno británico a su rescate han sumido en la incertidumbre la operación.

A esta crisis se suma la que vive la otra antigua planta de Alcoa en Galicia. Se trata de la factoría de aluminio de A Coruña, ahora rebautizada como Alu Ibérica y en manos del Grupo Industrial Riesgo, cuyos cuatro principales directivos fueron detenidos a principios de mes al detectar la jueza María Tardón posibles delitos de estafa agravada, insolvencia punible, apropiación indebida, contra los derechos de los trabajadores y asociación criminal. Los sindicatos reclaman al Gobierno que intervenga la planta a través de la SEPI, una tarea que ahora queda encima de la mesa de Belén Gualda.