Marcha multitudinaria en Narón contra los 23 despidos en Cándido Hermida

Más de un centenar de personas secundan la manifestación en Narón en protesta por los despidos en el histórico proveedor de Inditex

Cándido Hermida

Manifestación de los trabajadores despedidos de Cándido Hermida / Europa Press

El cisma laboral por los despidos en Cándido Hermida llega a las calles de Narón. Los veintitrés trabajadores despedidos del histórico proveedor de Inditex y algo más de un centenar de ciudadanos han protagonizado una manifestación que ha terminado en el consistorio local para exigir su mediación.

En sede municipal les ha recibido la alcaldesa, Marián Ferreiro (TeGa), y los portavoces de los grupos municipales a una representación de los operarios en el salón de plenos municipal, a quienes se les ha instado a realizar una declaración institucional para tratar de revertir este conflicto con la readmisión de los empleados despedidos.

Las protestas han sido respaldadas por los sindicatos CIG, CC OO y UGT y giraban en torno a esta veintena de despidos en una empresa que tiene en su cartera de clientes a firmas de la talla de Inditex, Guess, Carolina Herrera, Purificación García o Loewe.

Las denuncias de los sindicatos

Según denuncian, a pesar de que en la carta de despido aparece como motivo de la rescisión del contrato causas económicas, el verdadero motivo ha sido, a su juicio, la represalia por mostrarse en contra de la intención de la dirección de modificar las condiciones laborales durante el año 2019, en lo que se refería a la jornada laboral.

En este sentido, destacan que Cándido Hermida tiene carga de trabajo, que se está incluso derivando tareas a otras empresas que son competencia, y, en paralelo, tienen abiertas varias ofertas de incorporación a través de empresas de trabajo temporal (ETT).

Por ello, los operarios despedidos, que cuentan con hasta 28 años de antigüedad en la empresa creen que probablemente los despidos continúen con el objetivo de seguir amedrentando a los que siguen formado parte de la plantilla, para luego imponer de manera unilateral sus condiciones.