Pemex borra todo rastro de su paso por Barreras y liquida su sociedad holandesa

El consejo de administración de la petrolera mexicana acordó el pasado diciembre disolver la sociedad PMI Holding BV, a través de la que canalizó la compra de la mayoría del astillero gallego en tiempos de Emilio Lozoya

Imagen de archivo del astillero vigués Hijos de Barreras. EFE/Salvador Sas

Imagen de archivo del astillero vigués Hijos de Barreras. EFE/Salvador Sas

Pemex nunca hizo un buen negocio con la compra de la mayoría accionarial del astillero vigués Hijos de Barreras. Eso, al menos, es lo que opinan en México. A finales del año 2013, la petrolera mexicana entró en la histórica ataranza gallega mediante una ampliación de capital de 5,1 millones de euros con la que se hizo con la mayoría accionarial de la firma viguesa. La inversión de la sociedad azteca, entonces presidida por el hoy caído en desgracia Emilio Lozoya, fue criticada por empresas navales mexicanas, que no entendían la incursión en una sociedad radicada a miles de kilómetros. Las quejas se intensificaron cuando el 29 de enero de 2014 (en breve se cumplirán siete años) Pemex adjudicó la construcción de dos barcos hoteles, los famosos floteles mexicanos, a Barreras y Navantia. Las dos compañías españolas competían con astilleros aztecas como Posh Semco, Servicios Marítimos Campeche, Grupo Eyva o Transportación Marítima Mexicana.

La incursión gallega de Pemex acabó el pasado año, cuando, en el mes de mayo, transfirió su participación en Barreras a la compañía Cruise Yatch Yard, del gigante turístico Ritz Carlton.  Ahora, la paraestatal azteca borra todo rastro de su capítulo inversor en Galicia. El pasado 2 de diciembre, el consejo de administración de Pemex dio luz verde a la propuesta de liquidación de la empresa filial PMI Holdings BV, domiciliada en los Países Bajos, y mediante la que Pemex realizó su desembarco en Barreras.

Una compra canalizada desde Holanda

De hecho, fue esta sociedad la que, según Pemex informó en una documentación a la Comisión de Valores de EEUU, transfirió a Ritz Carlton la participación del 51% en Barreras a cambio de un montante de 5,1 millones de euros.

La filial de Pemex PMI canalizó en 2013 la compra de Barreras a través de esta sociedad, cuyo domicilio fiscal está en Amsterdam, histórica plaza de tributación blanda. De esta dependían entonces dos sociedades domiciliadas en Madrid: PMI Holdings Petróleos España y Pemex Internacional España (absorbida por la anterior en 2017).

La desaparición de la sociedad holandesa de servicios financieros forma parte del llamado Plan de Trabajo de Reingeniería Corporativa de las Empresas Filiales de Pemex, elaborado en 2019 y que busca adelgazar la estructura administrativa de la compañía con la liquidación de 21 sociedades participadas.

Un proceso que despierta dudas en México

Esta semana, los medios aztecas recordaban que, en febrero del año pasado, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto, anunció que su departamento estaba investigando la compra del astillero, debido a las pérdidas que le generó a la compañía.

Todo esto cuando está a punto de cumplirse un año de la captura de Lozoya Austin, el exdirector de Petróleos Mexicanos acusado de haber recibido sobornos por parte del gigante brasileño Odebretch.