Por qué Forbes atribuye a Marta Ortega una fortuna de 75 millones

Por primera vez, la publicación destaca a la presidenta no ejecutiva de Inditex como una de las grandes millonarias de la comunidad, con un patrimonio que empezó a crecer con la salida a bolsa de la textil, cuando tenía 17 años

Marta Ortega en la junta de accionistas de Inditex / EDG

Marta Ortega en la junta de accionistas de Inditex / EDG

Forbes publicó esta semana su ranking anual de las 100 primeras fortunas de España. No hubo sorpresas ni se las esperaba. Amancio Ortega continúa siendo el hombre más rico del país, aunque, debido principalmente a la caída de Inditex en bolsa por la guerra en Ucrania y la inflación, la estimación de su patrimonio ha menguado un 20% con respecto a la edición pasada. La publicación dice que posee unos 53.500 millones de euros, mientras que su hija mayor y heredera de Rosalía Mera, Sandra Ortega, suma 5.400 millones (un 14% menos).

Dentro del universo Inditex, la principal novedad que trae la lista es la irrupción en la misma de la cuñada, la sobrina y la hermana del magnate. Primitiva Renedo, Dolores Ortega y Josefa Ortega, a las que se les atribuyen fortunas de 650, 450 y 325 millones de euros respectivamente. Pero, además, es la primera vez que la publicación incluye el nombre de Marta Ortega, desde este año flamante presidenta no ejecutiva de la primera distribuidora textil del mundo por capitalización.

Una riqueza que nació en la bolsa

Forbes no la sitúa entre las 100 personas más ricas de España, pero sí la destaca en su particular lista de grandes fortunas por comunidades. Y le atribuye a la heredera del imperio textil un patrimonio de unos 75 millones de euros. Una cantidad pequeña si se compara con las cifras del resto del clan Ortega. Setenta veces menos que la fortuna que Sandra Ortega Mera pilota a través de su patrimonial, Rosp Corunna, y que se sustenta fundamentalmente en los jugosos dividendos que percibe por su participación de un 5% en la matriz de Zara.

Pero, ¿en que se basa Forbes para atribuir a la hija de Amancio Ortega y Flora Pérez esos 75 millones de euros? Pues en los movimientos que se produjeron hace ahora más de dos décadas, cuando Marta contaba con 17 años y la textil de Arteixo, capitaneada entonces por su padre y José María Castellano, daba el salto a la bolsa.

Forbes reconoce que el cálculo “es puramente indiciario” porque “la mayor parte procede de la venta de acciones en 2001 y se desconoce qué ha hecho con ello”. Y es que los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) evidencian que hace 22 años, Marta Ortega, aún menor de edad, tenía una participación de un 0,99% en el capital que presentaba Inditex antes de la OPV que luego quedó reducida a cero. Con algo más de seis millones de acciones en aquel momento, según la información remitida al supervisor bursátil, la benjamina del clan podría haberse embolsado en aquel momento alrededor de 90 millones de euros. Distintas publicaciones de la época estimaron que se habría llevado unos 15.000 millones de las antiguas pesetas.

Oferta pública de venta

Una cantidad plausible ya que la textil debutó en el parqué a un precio de 14,7 euros, algo inferior a la horquilla orientativa que recogía su folleto de salida a bolsa. Aquel día, la acción se disparó la friolera de un 22,45%. Esta operación del salto al parqué fue fundamental para que tanto Amancio Ortega como sus familiares fraguasen su fortuna.

Y es que con la oferta pública de venta, Inditex sacó al mercado un 22,69% de su capital, que se amplió posteriormente hasta el 26,09% al incluir una cláusula de green shoe. En el folleto de emisión, la compañía indicaba que los accionistas que se habían adherido a la oferta eran: Amancio Ortega, Rosalía Mera, Dolores Ortega Renedo, Sandra Ortega, Primitiva Renedo Oliveros, Marta Ortega Pérez, Josefa Ortega Gaona, José María Castellano y Juan Carlos Rodríguez Cebrián.

Acciones en Inditex, posiciones en Pontegadea

Forbes no hace una estimación del paquete accionarial que, en este momento, Ortega Pérez podría tener en Inditex, si bien recuerda que a principios de año, y tal y como se comunicó a la CNMV, la compañía otorgó a la ejecutiva 15.139 acciones, con un precio unitario que, en aquel momento, habría alcanzado un valor de más de 300.000 euros. La cotizada aclaró que aquel pago derivaba de la liquidación del primer ciclo del Plan de Incentivos a Largo Plazo 2019-2023. Unas acciones, en todo caso, que percibió como contraprestación al periodo previo a ocupar el cargo de consejera y presidenta no ejecutiva.

Hay que tener en cuenta, además, que la hija de Flora Pérez y Ortega Gaona también ha escalado puestos en distintas sociedades del holding del fundador de Zara que retienen ingentes participaciones en Inditex y que, por tanto, se nutren de los dividendos de la textil. En marzo, poco antes de ascender a la cúpula de la multinacional del Arteixo, el Registro Mercantil revelaba que se había convertido en nueva consejera de Pontegadea Inversiones y Pontegadea GB2020. La primera es la cabecera del holding levantado por su padre, sociedad que retiene el 50% de las acciones del empresario en Inditex y canaliza sus principales apuestas inmobiliarias (su última valoración sobrepasa los 15.200 millones de euros); la segunda es una sociedad escindida que aglutina las inversiones en Gran Bretaña.

Además, Ortega Pérez también es consejera desde sus inicios de la sociedad Partler Participaciones, constituida en plena pandemia dentro de un proceso de reorganización de las filiales del empresario y que retiene un paquete que aglutina un 9% de las acciones de Inditex.

Con anterioridad ya figuraba como consejera de la inmobiliaria Caroada, que posteriormente fue absorbida por otra filial de la family office de Ortega, Inversiones Menlle, donde también ocupaba un asiento en el órgano de dirección. Presidida por su madre, esta compañía se integró en 2013 en Grilse, vehículo que aglutinaba distintos activos inmobiliarios de la familia, entre ellos el gigantesco centro hípico de Casas Novas en Larín (Arteixo).

Dentro del proceso de reestructuración y simplificación del holding, la citada sociedad fue adquitida por Pontegadea España, a su vez dependiente de la filial Pontegadea Inmobiliaria.

Sueldos

Al margen de sus acciones en Inditex –lo que realmente determinará ahora y en el futuro la fortuna de Ortega Pérez–, en la estimación de su riqueza también hay que tener en cuenta las remuneraciones fijas que cobra.

Aunque los emolumentos que hasta ahora Marta Ortega habría percibido por sus años de trabajo en Inditex no son públicos, lo que sí se conoce es el sueldo que percibirá ligado al cargo al que accedió este año, tras la salida de la compañía de Pablo Isla. Como presidenta no ejecutiva de Inditex, tendrá un sueldo anual de un millón de euros: 900.000 por su cargo y otros 100.000 por pertenencia al consejo de la primera textil del mundo por capitalización. En su último informe de remuneraciones, la multinacional argumentaba esta retribución, entre otras cuestiones, “por el valor intrínseco de la persona que ocupa el cargo, por su conocimiento del negocio del retail en el sector de la moda y en el grupo, donde ha desarrollado distintos roles y funciones y su importancia desde una perspectiva institucional”.

Además, es de esperar que también perciba una remuneración por su pertenencia a la cúpula de las sociedades a las que ha accedido dentro de Pontegadea. Según su última memoria, la remuneración media anual de los miembros del consejo de administración de Pontegadea Inversiones asciende a cerca de 1,9 millones de euros.

En el caso de Pontegadea GB2020, durante el último ejercicio, los cuatro integrantes de su consejo devengaron retribuciones por algo más de 900.000 euros.