RTVE ya ha pagado 818.000 euros en externalizar el programa de Cintora

Rosa María Mateo decidirá antes del 31 de diciembre el futuro de 'Las cosas claras', el informativo externalizado de Jesús Cintora en La 1 de TVE

RTVE ya ha pagado 818.000 euros en externalizar el programa de Cintora

El fichaje de Jesús Cintora ha sido costoso en muchos sentidos para Radio Televisión Española (RTVE) y desde luego lo ha sido también en la parte financiera. Los 19 capítulos de Las cosas claras que hasta este viernes 11 de diciembre se han emitido en La 1 ya han supuesto el pago de casi 818.000 euros a Lacoproductora, la empresa externa que el ente contrata para hacer el programa «a cuatro manos».

Esta empresa —propiedad de José Miguel Contreras, cofundador de La Sexta— es la que paga el salario de Cintora y de otros 25 trabajadores que colaboran en la producción de Las cosas claras sin estar en la plantilla de RTVE. La corporación pública defiende que esta externalización, denunciada por la mayoría de los sindicatos del ente, es lícita porque se trata un magacín, no de un programa informativo.

Además del presentador, Lacoproductora aporta director, tertulianos, redactores, reporteros, diseñadores de gráficos y realidad aumentada, editores de vídeo, encargados de cabeceras y rótulos, cámaras y especialistas en escenografía y decorado. Según Rosa María Mateo, administradora única de RTVE, este equipo externo es necesario en el tanto resuelve «las carencias de personal propio» de la cadena pública.

El mandato marco obliga a que los programas informativos se produzcan al 100% con recursos propios, pero al catalogarlo como un «magacín de actualidad» RTVE consigue rebajar esa exigencia al 55%. En el caso de Las cosas claras, los trabajadores de la pública se encargan del plató, realización, producción de vídeos, documentación, dirección adjunta y redacción digital, entre otras labores secundarias.

Así ha constado en distintas respuestas de Mateo a miembros de la comisión mixta de control a RTVE en el Senado y el Congreso. La jefa provisional de RTVE desde hace dos años y medio reveló, por ejemplo, que por cada capítulo de Las cosas claras la corporación abona 43.048,38 euros a Lacoproductora, lo que en un año ascendería a unos 10 millones solo en gastos de coproducción.

En ese importe no se incluye el costo que tiene para RTVE poner su personal y sus equipos al servicio de Cintora y Contreras, por lo que el precio que paga el ente público por Las cosas claras sería mucho mayor que los casi 1,4 millones que costará durante su periodo de prueba de menos de dos meses.

mateo cintora
Respuesta de Rosa María Mateo sobre el costa de coproducir el programa de Jesús Cintora en TVE | Fuente: BOCG

La prueba de Cintora en RTVE vence el 31 de diciembre

A la luz de las respuestas parlamentarias de Rosa María Mateo también se ha conocido la fecha en que caduca el periodo de prueba de Jesús Cintora en La 1. El primer contrato con Lacoproductora para hacer Las cosas claras se hizo por 32 capítulos, lo que sitúa el fin del ‘plazo de gracia’ a Cintora el próximo 31 de diciembre, tomando en cuenta dos festivos en los que no hay emisiones.

Las cosas claras debutó, después de meses de rumores sobre la llegada de Cintora a TVE, el pasado 16 de noviembre. Fuentes de la casa explicaban desde antes del estreno que, si bien Mateo y Enric Hernández —director de información y actualidad, e impulsor de esta y otras externalizaciones— querían ficharle para revolucionar la franja matinal de La 1, también querían poder dar marcha atrás si la apuesta no daba réditos.

Otros contratos de RTVE disponibles en la Plataforma de Contratación del Sector Público apuntan en esa dirección. Por ejemplo, el ente cerró en noviembre dos contratos para pantallas LED y luces para el estudio en el que se realiza el programa. Estos contratos son por dos meses y su importe conjunto es de unos 45.000 euros, lo que se corresponde con los plazos acordados con Lacoproductora.

Es usual en la televisión que los contratos sean cada vez más cortos, de forma que si un proyecto fracasa en audiencia pueda retirarse rápidamente de la parrilla sin que ello comporte el pago de indemnizaciones a las productoras. Ya en octubre TVE canceló tras solo tres emisiones La primera pregunta, coproducido con Visiona TV, debido precisamente a la fría acogida por parte de la audiencia.

En el caso de Las cosas claras, Cintora tiene la misión de competir con Al rojo vivo, el programa de La Sexta que domina esa franja. En su primera emisión, el espacio se acercó mas no alcanzó a Al rojo vivo, y desde entonces se ha mantenido siempre por debajo de los datos cosechados por Antonio García Ferreras, que hasta hace unos meses todavía invitaba frecuentemente como tertuliano a Cintora a su programa.

El periodista Jesús Cintora, entrevistado por Pablo Iglesias en 'Otra vuelta de Tuerka' en Público TV
El periodista Jesús Cintora, entrevistado por Pablo Iglesias en ‘Otra vuelta de Tuerka’ en Público TV, en 2014 | Archivo

Cintora era «el más adecuado para este proyecto»

En la batería de respuestas escritas de Rosa María Mateo que el Boletín Oficial de las Cortes Generales ha publicado esta semana la administradora única ha intensificado su defensa de Jesús Cintora, aseguando que el comité de dirección de RTVE valoró «varios nombres» para conducir Las cosas claras y que se decantó por el experiodista de Cuatro porque era el «presentador más adecuado para este nuevo proyecto».

Consultada sobre el salario de Cintora, Mateo ha evitado concretar la cifra y se ha limitado a decir que «es similar» al sueldo de «otros presentadores y presentadoras que no son de plantilla y que han presentado programas de actualidad en La 1 en emisiones diarias y en directo». Sobre si su fichaje lo decidió la corporación o Lacoproductora, ha asegurado que fue la dirección de RTVE.

La jefa de la televisión pública también ha rechazado que la contratación de una productora externa sea una externalización. Es «una producción mixta, en la que RTVE aporta diversos recursos técnicos y humanos», ha argumentado, añadiendo que la colaboración con productoras externas es «necesaria» y que la corporación siempre «intenta aprovechar de la manera más eficiente nuestros recursos productivos».

Tampoco está de acuerdo Mateo con que se califique Las cosas claras como un programa de tertulia política, porque a su parecer es «un programa de actualidad abierto a todo lo que sucede en nuestro país y en el resto del mundo», en el que «la política será un tema más a tratar», junto con «inquietudes sociales, económicas, denuncia, consumo, meteorología…».

El programa de Cintora tampoco puede tildarse de informativo, a ojos de Mateo. «De acuerdo con la legislación vigente solo los programas que contienen una secuencia de noticias, como los telediarios, se consideran ‘informativos’ «, ha explicado, señalando que Las cosas claras «en ningún caso puede catalogarse» así porque «no será una secuencia de noticias e incluirá espacios de opinión».

Cuatro sindicatos de RTVE han denunciado la externalización de Las cosas claras y están a la espera de una resolución, al considerar que la cúpula de la televisión pública, con Mateo y Enric Hernández a la cabeza, interpreta la normativa a su conveniencia para contratar a productoras ajenas a la casa para hacer programas que, a su juicio, podría llevar a cabo la propia plantilla.