Siemens Gamesa desvela su nuevo plan de despidos año y medio después de cerrar As Somozas

La compañía prescindirá de 475 trabajadores en España, la mayoría en las oficinas de Madrid, Zamudio y Pamplona, aunque también se desprenderá de 80 trabajadores eventuales

Siemens Gamesa

Siemens Gamesa continúa pasando las tijeras por España, donde cerró tres fábricas, incluida la que tenía en el municipio coruñés de As Somozas. En esta ocasión, la multinacional prepara 475 salidas en el país, dentro de un plan de bajas global que afectará al 10% de su plantilla, unos 2.900 trabajadores.

Este martes, la dirección del fabricante de turbinas eólicas ha mantenido una reunión telemática con los sindicatos CCOO, UGT y ELA previa a la mesa de empleo que se abrirá el 13 de octubre. En el encuentro ha detallado que el ajuste de personal se centrará en las oficinas corporativas de Zamudio, Madrid y Sarriguren (Pamplona), donde se producirán 352 despidos. El resto de las bajas en España serán 80 trabajadores eventuales a los que no se les renueva el contrato y 43 puestos de rotación natural.

Recolocaciones y prejubilaciones

Siemens Gamesa justificó el tijeretazo al 10% de su plantilla como una necesidad para adaptarse a las demandas del mercado. El recorte no afectará a las unidades de Gamesa Electric y de Gamesa Energy Transmission, ni en plantas ni en oficinas.

Un portavoz de la empresa ha señalado que las «herramientas» para acometer el plan de ajuste serán las recolocaciones, las prejubilaciones y las bajas incentivadas. El mismo portavoz ha recordado que la compañía tiene actualmente en España un centenar de vacantes que deben ser cubiertas, por lo que los trabajadores afectados podrían optar a las mismas, y ha puesto como ejemplo que en 2019 la empresa prescindió de 109 trabajadores en España, de los que solo seis no salieron voluntariamente.

Los sindicatos rechazan los despidos

Una representante de CCOO en la reunión ha rechazado el plan de ajuste por entender que en la empresa «no sobra nadie», ha considerado «exagerado» el número de despidos y ha instado a la empresa a trabajar en un plan industrial que garantice el futuro de la compañía en España.

Por su parte, ELA ha denunciado que durante los últimos cuatro años «se ha seguido creciendo en contrataciones», lo que a su juicio denota que «no había necesidad de ajustes y que se están pagando los errores de gestión de la compañía».

Este sindicato ha exigido en un comunicado estabilidad en el empleo y «dejar de convivir con la amenaza continua de despidos», así como «un plan industrial real» que garantice un futuro estable a las plantillas de Siemens Gamesa sin nuevos procesos de restructuración