Tebas pide archivar el ‘Caso Fuenlabrada’ por el daño a su reputación

Su defensa argumenta en un escrito que no hubo delito de lesiones ni contra los trabajadores por el viaje del Fuenlabrada a A Coruña y pide archivar el caso

Javier Tebas

El presidente de la LFP, Javier Tebas

Javier Tebas pide dar carpetazo al denominado Caso Fuenlabrada. La defensa del presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) ha presentado un escrito ante el Juzgado de Instrucción Número 6 de A Coruña para solicitar el sobreseimiento libre y el archivo de las actuaciones sobre el presidente de la patronal del fútbol español por su gestión de un caso que se saldó con un brote de 28 miembros del Fuenlabrada contagiados, de los cuales la mayor parte permanecieron cuarentenados en el Hotel NH Collection Finisterre de A Coruña.

“Se han practicado a instancia judicial las diligencias pertinentes deduciéndose de éstas que ni los hechos denunciados son delictivos, ni se puede responsabilizar de éstos a las personas físicas y jurídicas denunciadas, a quienes además se les está ocasionando evidentes y graves perjuicios reputacionales, correspondiendo, por tanto, acordar el sobreseimiento de las actuaciones”, sostiene la defensa del presidente de la LFP sobre esta causa que discurre en paralelo a la denuncia presentada por la Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español, en la que se le acusa de haber cometido delitos societarios por sus vínculos con el presidente del Fuenlabrada, Jonathan Praena.

Las explicaciones de Tebas

Si bien la titular del Juzgado de Instrucción Número 6 de A Coruña no vio indicios en sus diligencias previas del pasado mes de julio de que Tebas hubiese podido cometer un delito contra la salud pública por el viaje del Fuenlabrada a A Coruña, en ese procedimiento sí decidió abrir diligencias para comprobar si se habían cometido otros dos delitos: de lesiones y contra los trabajadores. Es precisamente sobre estos dos puntos en torno a los cuales gira ahora el escrito de la defensa de Javier Tebas, que recalca que “ni existieron lesiones, ni hubo lesionados, ni se cumple el requisito de perseguibilidad que resultaría preceptivo para la continuidad de la instrucción”.

“En el caso que nos ocupa, nadie, y con nadie queremos decir ninguna de las personas que fueron diagnosticadas como positivos por Covid-19 precisaron de tratamiento médico o quirúrgico alguno”, aseguran, si bien después apostillan que se produjo “una única atención médica por un cuadro de ansiedad ajeno al positivo por Covid-19”, en referencia al jugador Chico Flores, que fue trasladado en ambulancia hasta el Hospital Quirónsalud de A Coruña.

Además, la defensa de Javier Tebas también se escuda en que “no existe nexo causal que relacione los casos positivos con las personas denunciadas”, ya que, a su juicio, “ni se ha acreditado indiciariamente, ni se podrá nunca acreditar dónde se produjeron los contagios de las personas que resultaron casos positivos, ni en qué momento temporal”, si bien el Fuenlabrada contaba ya con cuatro positivos que fueron aislados el día antes del viaje, a los que posteriormente se sumaron otros seis que se conocieron el día del partido y, posteriormente, otros 18, de los que la mayoría se correspondían a personal del club que se encontraba en A Coruña.

En paralelo, el presidente de la LFP también se ampara en que “las personas afectadas por los contagios de Covid-19 no son trabajadores de La Liga”. “Ni La Liga ni su Presidente tienen obligación alguna de facilitar al personal del CF Fuenlabrada, ni al personal de las mercantiles prestadoras de servicios profesionales tales como el transporte o el alojamiento los medios o medidas de seguridad”.

Dardos al Dépor

La defensa de Javier Tebas también lanza varios dardos al Real Club Deportivo de La Coruña en su escrito. En concreto, censura que el club coruñés “pretende pasar este procedimiento por acusación particular pese a carecer ostensiblemente de la preceptiva legitimación para ello”.

Además, insiste en su acusación contra la cúpula de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) por, a su juicio, haber fabricado pruebas en el expediente sancionador que tenía en marcha contra el Fuenlabrada y por el que se pidió el descenso administrativo del Fuenlabrada (el TAD dictaminó que este órgano no era competente para tal decisión). En “el expediente administrativo instruido por la RFEF frente al Fuenlabrada, se estaba tratando de propiciar la constitución artificial de pruebas encaminadas a facilitar una resolución de descenso administrativo del Fuenlabrada en beneficio del Deportivo de La Coruña”, asegura la defensa de Javier Tebas, que recoge que el Fuenlabrada presentó una querella por tal cuestión contra el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, el secretario general de la RFEF, Andreu Camps, y el juez instructor de la RFEF, Ricardo Esteban Díaz Sánchez.

Críticas al informe policial

En paralelo, la defensa de Javier Tebas también arremete contra el informe policial en el que se concluye que hubo una actitud negligente tanto por parte del equipo, como de La Liga y del laboratorio encargado de examinar los positivos. En su escrito, califica de “imprudente” el citado informe policial y critican que los autores de este documento que “no se encuentra firmado por nadie” se “atribuyen funciones que no les son propias”.

“¿En qué parte del auto de este Juzgado de fecha 29 de julio se dispone que los agentes actuantes tengan por misión depurar algún tipo de responsabilidad?, ¿es que acaso se sentían en la obligación de depurar responsabilidades?, ¿se sentían los autores del informe en alguna obligación de encontrar culpables?”, se pregunta la defensa de Javier Tebas, que, además, critica que el informe se haya elaborado con “documentación de procedencia ilícita”, en referencia al trabajo desarrollado previamente por el juez instructor de la RFEF.