La inflación hace que Abanca considere “prioritario” comprar otros bancos

Escotet asegura que el contexto inflacionista hace más difícil crecer orgánicamente por lo que el crecimiento inorgánico estará entre las prioridades de Abanca

El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet Rodríguez, presenta en rueda de prensa los resultados del banco en el segundo trimestre de 2021 / EFE

El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet Rodríguez / EFE

La inflación refuerza la apuesta de Abanca por salir de compras. La entidad heredera de las antiguas cajas gallegas ha combinado el crecimiento orgánico y el inorgánico a lo largo de su trayectoria, especialmente este segundo en la última etapa, con las adquisiciones de Bankoa, Caixa Geral y la red de Deutsche Bank.

Por ese camino quiere seguir Juan Carlos Escotet, incluso con más intensidad, puesto que el alza de precios complica el crecimiento orgánico, razón por la que cobra más importancia buscar operaciones que puedan mantener el proceso de engorde de Abanca.

«En ambientes de alta inflación, el sector bancario no se escapa a las presiones en su estructura de costes que vamos a sufrir todas las empresas, y hay que buscar por la vía de la escala, bien por el crecimiento orgánico o inorgánico, tratar de generar mayor volumen (de negocio) para ser más competitivo«, explicó el banquero.

En este escenario, no ve motivo para cambiar la estrategia, ya que por el momento tampoco hay indicaciones negativas que conlleven una previsión de recesión en el PIB. Lo que sí hay es una “ralentización del crecimiento”, motivo por el que es más difícil hacer que el negocio propio crezca y “las operaciones inorgánicas pasan a ser prioritarias”. «La revisión de oportunidades inorgánicas está en nuestras prioridades y lo seguiremos intentando», concluyó.

Interés en Portugal

Cuestionado acerca de si la entidad sigue interesada en la compra del banco luso EuroBic, el consejero delegado de Abanca, Francisco Botas, se ha limitado a indicar que mantienen «relaciones desde hace dos años» con esa entidad, al tiempo que «el interés en Portugal continúa», «un país donde estamos desarrollando un negocio muy interesante y creciendo a doble dígito».

El banco terminó el primer semestre del año con 1.440 millones de exceso de capital sobre requisitos de solvencia. Sumado a la baja morosidad y la buena posición en cuanto a coberturas permite a Abanca estar en una buena posición para intentar adquisiciones.