Los bancos cierran cerca de 1.000 oficinas en España en 2020

Liderada por Caixabank, Bankia y el Sabadell, la banca española cierra discretamente el 5% de su red durante la pandemia

Este 2020 marcado por la pandemia de coronavirus, los bancos, que han estado bajo el foco por sus pérdidas y sus caídas en bolsa, no han cesado en sus planes de reducción del número de sucursales. Como un goteo, no han parado de bajar persianas y en nueve meses, han cerrado cerca de 1.000 oficinas.

Las diez principales entidades de España suman 15.725 oficinas, 911 menos que a finales de 2019. Caixabank y Bankia, que trabajan en su fusión, fueron las más activas, seguidas del Sabadell, el Santander y BBVA. Kutxabank, Abanca, Unicaja, Ibercaja y Liberbank también cerraron, aunque en el caso de las cuatro últimas, todavía no sabemos las cerradas entre julio y septiembre, por lo que el dato definitivo será mayor de las 911 y se acercará al millar.

A diferencia de miles de comercios que han cesado su actividad porque no han podido soportar una crisis tan dura y repentina, los bancos no cierran porque les falte el oxígeno. Se trata de planes que llevan años en marcha y que se explican por la búsqueda de una mayor rentabilidad pero también como consecuencia de un proceso de concentración bancaria que ha creado muchas duplicidades.

La banca inició el recorte de la red con la crisis de 2008 y no ha terminado, fruto de las fusiones y el cambio de hábito de los clientes

No olvidemos que España hizo historia durante el boom del ladrillo, previo al crack de 2008, como el país del mundo con más sucursales bancarias en relación al número de habitantes. Muchas promociones residenciales se levantaban con la oficina bancaria en la planta baja, dedicada a dar los préstamos por el 100% de la vivienda. No por casualidad la crisis que vino fue financiera e hipotecaria.

De aquellos barros, estos lodos. Los bancos entraron en la recesión una red enorme y una morosidad que escalaba a marchas forzadas, por lo que las fusiones, buscando tamaño para ganar rentabilidad, fueron una constante. Y con ellas, la reducción de oficinas que ni la recuperación paró, pues se solapó este proceso con un gran cambio en los hábitos del consumidor.

“Los jóvenes prefieren ir al dentista antes que a la sucursal de un banco”, aseguró un directivo de Caixabank en la presentación de Imaginbank, en 2016. Jóvenes y no tanto, los clientes cada vez operan más con el móvil, a lo que las entidades se han adaptado reduciendo su red pero también cambiando el tipo de oficina, con espacios más grandes y atención más personalizada. Adiós a las ventanillas… pero poco a poco.

Caixabank y Bankia, líderes en cierre de oficinas antes de la fusión

Precisamente Caixabank es el banco que más ha apostado por este nuevo modelo de punto de atención al público, con el despliegue de sus Store, por lo que no es casualidad que sea la entidad que más oficinas cierra en 2020. Y no se debe a la absorción de Bankia, que será una realidad ya en 2021, pues no ha parado de clausurar sucursales en los últimos trimestres pese a no tener que digerir ninguna compra.

El banco que dirige Gonzalo Gortázar tiene la mayor red de España aunque entre enero y septiembre cerró 280 oficinas, hasta las 4.315, según la información que aportó este viernes en la presentación de los resultados del tercer trimestre. En estos nueve mesos ha liquidado el 6% de su red en el país, cosa que no ha hecho en Portugal, donde sigue con el objetivo de hacer crecer el BPI.

Bankia es el segundo banco que más oficinas pierde este año: 148 (6,5%), hasta las 2.127. De todas las entidades, es la que más recientemente ha vivido una concentración, con la fusión por absorción de BMN, en 2018, por lo que está terminando de eliminar las duplicidades.

Banc Sabadell practica, con discreción, la mayor reducción de red

Banc Sabadell es el tercero, con 143 oficinas cerradas entre enero y septiembre, aunque es el que ha eliminado una mayor parte de su red: el 7,7%. Lo ha hecho sin ruido, pues el banco que preside Josep Oliu ni siquiera ha hecho un proceso de reducción de plantilla masivo, si bien prepara ya el primero, para hasta 2.000 empleados. El Sabadell tiene 1.704 oficinas en España.

Los dos gigantes españoles, el Santander y BBVA, han cerrado prácticamente las mismas oficinas: 125 y 121. El de Ana Botín tiene 3.110 sucursales en nuestro país, por 2.521 del que preside Carlos Torres. Su pérdida de red se sitúa por debajo de la media, pues ambos han digerido ya las compras de la última década.

Entre los bancos más pequeños, Abanca es el que acumula más cierres, 52, y eso que solo cuenta con datos del primer semestre. Kutxabank, que sí ha presentado los resultados del tercer trimestre, ha cerrado 42. Unicaja (17), Ibercaja (16) y Liberbank (3) tienen cifras modestas, aunque como Abanca, son hasta junio. Bankinter, que tiene una red muy reducida, no ha cerrado oficinas.