Los salarios en el norte de Portugal crecen el doble que en Galicia con su boom industrial

Los sueldos en la Región Norte del país vecino se disparan casi un 20% en el último lustro tras rozar el pleno empleo por la oleada de inversiones en el sector industrial

Antonio Costa, presidente de Portugal

Antonio Costa, presidente de Portugal

La crisis del Covid-19 apenas deja cicatrices en el mercado laboral del norte de Portugal. La región fronteriza con el sur de Galicia ha logrado llevar su tasa de paro hasta el 6,2% al término del tercer trimestre, su nivel más bajo de los últimos diez años para este periodo, tras el despegue de su sector industrial.

Su apuesta por la simplificación administrativa, las bonificaciones en los precios de su suelo industrial y los bajos salarios han permitido a la Región Norte borrar prácticamente su brecha de empleo respecto al resto del país. Su tasa de paro se sitúa ahora apenas una décima por encima del 6,1% que marca el conjunto de Portugal, según los datos del Instituto Nacional de Estatística luso.

Subida de sueldos tras rozar el pleno enmpleo

Esta reducción de sus tasas de desempleo desde el 19,7% que llegó a marcar a comienzos del año 2013 (en plena crisis de la deuda) ha desencadenado una subida de sueldos que duplica a la protagonizada por Galicia. En concreto, el salario neto en el norte de Portugal ronda los 899 euros mensuales, según los datos del INE luso.

La remuneración neta en el norte de Portugal se ha disparado un 19,1% en los últimos cinco años, un porcentaje que sobrepasa al 14,9% registrado por el país vecino, al 9,1% de Galicia o el 3,1% de España. De esta forma, el norte luso pierde progresivamente uno de sus principales reclamos para la atracción de industria (los bajos costes laborales), si bien todavía mantiene una brecha significativa respecto al mercado laboral gallego.

El peso de su industria

Los datos de la última encuesta trimestral de coste laboral revelan que el salario neto en Galicia rondaba los 1.576 euros al término del año 2020 (frente a los 1.692 del conjunto del Estado). Se trata de una cifra un 75,2% superior a la registrada en el norte de Portugal, región que ve sostenida más de una cuarta parte de su producto interior bruto (PIB) por su sector industrial.

Según el Instituto Nacional de Estatística luso el sector manufacturero representa el 26,6% de su economía, superando así al 17,5% que marca la media portuguesa (el peso del sector servicios se hace más relevante en regiones del sur como Algarve o Alentejo).

El norte de Portugal ha logrado elevar la contribución del sector industrial hasta este punto tras haber sido receptora en los últimos años de inversiones de calado. Entre ellas se sitúan las realizadas por multinacionales como Bosch, que emplea a más de 4.000 personas en su centro de Braga, así como por parte de los históricos proveedores de la planta viguesa de Stellantis (la antigua PSA).

Entre ellos se encuentran Asientos Antolín, Faurecia o Gestamp, así como representantes con capital gallego como Aludec o Copo, que encuentran al otro lado de A Raia el complemento a su actividad en Galicia.