Riesgos laborales en los parques eólicos y fotovoltaicos

Con buen tino y sin que sirva de precedente, nuestros dirigentes han convenido una serie de normas para cada casuística concreta en materia de seguridad laboral para que los trabajadores realicen su actividad con garantías de mínimo riesgo

A nadie se le escapa que la tecnología, que no es otra cosa que la puesta en práctica de la ciencia, ha contribuido desde tiempos inmemoriales a mejorar la calidad de vida de las personas.  La tecnología está detrás, entre otras cosas, de que podamos disfrutar de una esperanza de vida en España superior a los ochenta años.

En el ámbito puramente profesional, todos nos acordamos de personas que, realizando trabajos que suponían un riesgo importante de padecer un accidente, se echaban cada día al tajo sin protección alguna para desarrollar su actividad cotidiana. 

Poco a poco, con buen tino y sin que sirva de precedente, nuestros dirigentes han convenido una serie de normas para cada casuística concreta en materia de seguridad laboral para que los trabajadores realicen su actividad con garantías de mínimo riesgo, y digo mínimo porque el riesgo cero no existe. 

Los parques fotovoltaicos, al igual que los parques eólicos, son una buena solución para la generación de energía verde

Nadie es ajeno a la proliferación de instalaciones fotovoltaicas, para mayor gloria de la descarbonización, algo que se manifiesta absolutamente imprescindible sino queremos convertir nuestro planeta en un vertedero. 

Los parques fotovoltaicos, al igual que los parques eólicos, son una buena solución para la generación de energía verde, y en los últimos años su número se ha incrementado exponencialmente. 

Las características de estas instalaciones de energía verde tienen un denominador común. Son atendidas, tanto en su instalación como en su mantenimiento, por equipos de trabajo donde se manifiesta la importancia de la coordinación entre ellos, básicamente desde dos puntos de vista: la eficiencia en el trabajo y la seguridad en el mismo. 

No son pocos los accidentes de diversa índole que se producen en las plantas eólicas y fotovoltaicas. Caídas y descargas eléctricas suelen ser las razones de los accidentes laborales. 

Existe también otra casuística que se produce, y es que en muchas ocasiones estos trabajadores realizan su labor en solitario, lo que supone un riesgo exponencial en el desarrollo de sus cometidos, dado que en caso de un problema no tienen a nadie al lado que les preste auxilio. 

El “alone worker” (trabajador solitario) no es una figura exclusiva del mundo eólicos o fotovoltaico, también se da en distintas labores de instalación y mantenimiento, y en casi todos los segmentos de la industria, también policías, guardias de seguridad, bomberos y un largo etcétera. 

LOS SISTEMAS PTT (push to talk):

Es en estos casos cuando son preceptivos los sistemas de comunicación push to talk (PTT) por la capacidad de inmediatez. 

Dotados de pulsador de emergencia (SOS), sensor de caída (hombre caído- man down) y sensor de movimiento (hombre muerto – man dead), se manifiestan como algo imprescindible cuando se realizan trabajos en solitario. 

El establecimiento de geocercas entorno a lugares concretos con distinta implicación en la seguridad de los trabajadores, como por ejemplo en zonas de alta tensión o riesgos de caída, pueden ser de enorme importancia a la hora de establecer los umbrales de notificación de una emergencia por un riesgo laboral, convirtiendo así a la tecnología no solo en una herramienta de seguridad pasiva, sino también en un instrumento de seguridad activa.

Todos conocemos la importancia de una atención temprana en un accidente por electrocución o una caída desde una altura importante

Será entonces posible que desde un centro de control, usando una tecnología push to talk (pulsar para hablar), se pueda controlar a las brigadas de trabajo de cualquier índole en el desempeño de su labor en cada parque eólico o fotovoltaico, minimizando así los riesgos y garantizando la asistencia al trabajador en el menor tiempo posible. 

Todos conocemos la importancia de una atención temprana en un accidente por electrocución o una caída desde una altura importante. Si el trabajador porta un dispositivo de comunicación push to talk, este evento es detectado por el equipo, ya que monitoriza en todo momento al trabajador, y envía la alerta al centro de control, abriendo comunicación de vídeo y audio continúa con el trabajador, además de enviar su posición GPS.

LOS SISTEMAS POC (push to talk over cellular)

Estos sistemas de comunicación profesionales especiales para brigadas o equipos de trabajo existen sobre diversas tecnologías de comunicación inalámbricas, y es en este momento donde tenemos que hablar del gran desarrollo tecnológico que ha supuesto la tecnología de última generación denominada POC, que es el acrónimo en inglés de pulsa para hablar sobre un sistema celular, push to talk over cellular

Estos sistemas suponen un cambio de paradigma en las comunicaciones profesionales de grupo de usuarios. Las que yo denomino “comunicaciones de los Mosqueteros: uno para todos y todos para uno”. 

¿Qué ocurriría si tuviéramos que llamar a una brigada de trabajo compuesta por 5 personas para transmitirles unas instrucciones de equipo?  Si lo realizamos a través de una llamada de telefonía móvil convencional, tendríamos que realizar 5 llamadas individuales, mientras que con un POC haríamos una sola llamada y recibiríamos el feedback inmediatamente. 

Al mismo tiempo, al ser un sistema push to talk, las comunicaciones estarían ordenadas, dado que mientras uno habla, los demás obligatoriamente tienen que escuchar, minimizando el riesgo de comunicados fallidos o malentendidos.

Los sistemas POC tienen la posibilidad del establecimiento de rutinas de trabajo con un sistema denominado guard tour que monitoriza el cumplimiento de labores de gran importancia, datando y geolocalizando las actuaciones y grabándolas el repositorio correspondiente para su futura comprobación, o enviando online el reporte de incumplimiento.

Es cierto que existen sistemas POC desde hace ya unos años, pero su dimensión no ha adquirido su verdadera importancia hasta que las redes celulares de los operadores estuvieron optimizadas para albergar este tipo de servicios. 

Todo esto cobra una mayor importancia con el aterrizaje de las tecnologías 5G que nos permiten mayor densidad de comunicación por área de cobertura, mayor velocidad de transmisión de datos y sobre todo la garantía de que siempre vamos a tener el servicio en línea. 

Desde el punto de vista de la seguridad, no hay nada más seguro en el aire, y me refiero a las Comunicaciones que usan el espectro radioeléctrico para propagarse, que una red celular 4G/5G. Son las mejor preparadas para cualquier tipo de ataque (ciberataque), sabotaje o injerencia.

En el mundo eólico y fotovoltaico como entre otros muchos, la tecnología POC es clave para la Prevención de Riesgos Laborales

También hay que tener en cuenta que, por mucho dinero que una empresa se gaste en infraestructuras de comunicación, no tendrá la fiabilidad, seguridad y la cobertura geográfica que tiene un sistema como el POC basado en comunicaciones móviles digitales IP, sobre todo teniendo en cuenta que se pueden utilizar tarjetas SIM multi operador que sumarían las coberturas de todos los operadores existentes en cada zona.

Dicho todo esto, en el mundo eólico y fotovoltaico como entre otros muchos, la tecnología POC es clave para la Prevención de Riesgos Laborales (PRL).  El POC evita accidentes salvaguardando la integridad física de los trabajadores, pero también aumentando la eficiencia de los equipos de trabajo, mejorando así la cuenta de resultados de las empresas. 

En materia de optimización existe una herramienta que posee el POC que no tiene ningún otro sistema de comunicación de grupo. Se trata del “push to video”. Un sistema que permite el envío de video online de una actuación de mantenimiento, por ejemplo, facilitando la labor del técnico y la optimización de personal de la ingeniería que podría compartirse a través de una central de operaciones sin tener que estar presencialmente.

Otra cuestión importante que hay que destacar, es que dentro de un sistema POC de última generación, lo que pasa dentro del sistema, se queda grabado en el sistema.

Los sistemas POC lo guardan todo. Guardan todo el tráfico de red, las conversaciones, o las geolocalizaciones. Permite acceder a un evento pasado filtrando por la fecha en la que ha ocurrido o la zona donde tuvo lugar; lo que lo convierte en una herramienta básica, también para la documentación y el cumplimiento normativo (compliance). Todos sabemos que desde el 2015, las sociedades mercantiles, así como los que ostentan la responsabilidad de su administración, tienen responsabilidad penal de todo lo que ocurra en el ámbito de la actividad de estas. Es decir, que en caso de un accidente con lesiones o incluso con resultado de muerte, el responsable de seguridad, el director de PRL, el director general, el consejero delegado o el empresario, podrían ser responsables subsidiarios de un potencial hecho delictivo.

RESUMEN

En definitiva, puedo decir sin temor a equivocarme que la tecnología de comunicación POC es la herramienta definitiva para:

1º. Preservar la integridad física de los trabajadores evitando accidentes laborales, y en caso de que estos ocurran, sean atendidos en el menor tiempo posible.

2º. Organizar los equipos de trabajo con una herramienta que permita la comunicación de grupo de forma ágil y efectiva, consiguiendo un control efectivo de tareas y aumentando la rentabilidad de la compañía.

3º. Salvaguardar los intereses de los responsables de los departamentos de la empresa implicados en la seguridad, pudiendo garantizar que se han tomado todas las medidas posibles de prevención para el buen fin de la actividad (compliance).