La continuidad de los cierres lleva a los hosteleros a los tribunales

La Federación de Empresarios de Hostelería de Pontevedra abren un contencioso en el TSXG tras la decisión de Feijóo de mantener el cierre y piden la apertura cautelar de establecimientos

La continuidad de los cierres lleva a los hosteleros a los tribunales

Los hosteleros de Pontevedra han decidido continuar la batalla judicial contra los cierres decretados por la Xunta entre las medidas para contener el coronavirus. La Federación Provincial de Empresarios de Hostelería (Feprohos) ha presentado ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) un recurso contencioso-administrativo tras la decisión de Alberto Núñez Feijóo de mantener los cierres que se comenzaron a aplicar el 27 de enero. La organización pide además la apertura cautelar de los establecimientos.

«Las ayudas actuales son migajas, ni siquiera cubren el 10% de los impuestos que pagamos»

César Ballesteros, presidente de los hosteleros de Pontevedra

El presidente de la federación, César Ballesteros, explica que esta demanda se posiciona contra el cierre temporal porque «es demasiado lesivo para el sector» y se trata de una medida debería ir acompañada de ayudas suficientes para «cubrir los daños y perjuicios causados».

«Las ayudas actuales para el sector son unas migajas; de ninguna manera cubren los daños ni parte de ellos, ni siquiera el 10% de los impuestos que pagamos», sostiene. A ello, la demanda añade que «no es admisible que recaiga sobre un sector concreto una medida suplementaria –cierre temporal– que impida la supervivencia de la actividad hostelera».

La ofensiva de la hostelería pontevedresa trasciende el mismo día que Feijóo anunció que la Xunta colaboraría con los empresarios para armar un plan de apertura con seguridad de los establecimientos, emplazando para el comité clínico del próximo lunes una reevaluación de las restricciones.

Otras dos demandas

A pesar de ello, la hostelería de Pontevedra mantendrá la ofensiva judicial. En el actual recurso, se toma como referencia la demanda de los empresarios del País Vasco que hizo que el Tribunal Superior de Justicia de dicha comunidad emitiera a principios de este mes una resolución por la que permite reabrir a los bares y restaurantes de Euskadi que se encuentran en ‘zona roja’ por la alta incidencia del Covid-19, una medida cautelar que había sido solicitada por este sector mientras no se resuelve su recurso contra el cierre.

Pero además, Ballesteros ha avanzado que Feprohos tiene previsto presentar otras dos demandas ante el TSXG; la primera de ellas ante las limitaciones impuestas al sector hostelero cuando aún estaba abierto el sector. «Si solo puedo abrir el 30% de mi aforo y el 50% del tiempo, los daños y perjuicios son una barbaridad», aseveró.

En este sentido, apuntó que los hosteleros siguen teniendo que abonar los impuestos por el total de su espacio aunque no puedan utilizar todas las mesas, motivo por el que, entiende, es necesaria una compensación «justa» por parte de las administraciones.

La segunda demanda se relaciona directamente con el sector hotelero. Así, ha explicado que los hoteles no tienen la obligatoriedad de estar cerrados, pero el cierre perimetral representa para ellos «un cierre tácito encubierto», que ha derivado en reducciones de entre un 75% y un 90% en su facturación.

Ballesteros ha comentado que, a mayores, los hosteleros ya presentaron otras dos demandas contra el Gobierno central por las restricciones impuestas durante la primera y la segunda ola de la pandemia. En ninguno de los casos se les reconoció la medida cautelar, si bien ha indicado que en una de las resoluciones se les reconoce que les «deberían dar ayudas». «Llevará, por desgracia, un par de años más», lamentó.