Más presión para Galicia: Castilla y León adelanta el toque de queda a las ocho

La Junta de Càstilla y León adelanta el toque de queda hasta las ocho de la tarde al entender que el estado de alarma permite hacerlo en horario nocturno

Francisco Igea

El vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, en una imagen de archivo

Las comunidades autónomas comienzan a adelantar el toque de queda. La Junta de Castilla y León ha anunciado este viernes su decisión de fijar a las 20.00 horas el toque de queda en la comunidad autónoma limítrofe con Galicia.

El anuncio se ha producido después de diferentes reuniones con los alcaldes de las ciudades de más de 20.000 habitantes, los presidentes de las diputaciones provinciales, así como con los portavoces de los grupos parlamentarios en las Cortes, a los que también se les ha comunicado otra restricción. Y es que las provincias serán cerradas perimetralmente a partir de las ocho de la tarde de este sábado para hacer frente a la fuerte escalada de contagios que padece la comunidad, que cuenta con una incidencia acumulada de 612 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días (casi el doble que los 366 casos que registra Galicia en este mismo apartado).

Además, Castilla y León limita las reuniones en los domicilios a un máximo de 4 personas y se recomienda que no se produzcan entre no convivientes, al igual que lo ya decretado en Galicia, al tiempo que reduce los aforos en los lugares de culto a un tercio del total con un máximo de 25 personas.

Los límites del Gobierno central

Según el vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, estas medidas buscan «mantener la actividad económica» y reducir los contagios con medidas como el adelanto del toque de queda, que, a su juicio, en este caso sí lo permite el Gobierno central, ya que el estado de alarma permite limitar el toque de queda en horario nocturno, que es “desde el ocaso hasta el amanecer”, algo que, por el contrario, no se aplicaría a la propuesta de Alberto Núñez Feijóo para fijar el toque de queda a las seis de la tarde.

La comunidad no ha obtenido respuesta por el momento sobre su petición de poner en marcha un confinamiento domiciliario para toda su población. “No es el momento de hacer otro cálculo que el de las vidas”, llegó a defender Igea este jueves.