El interés no es el único factor a analizar a la hora de contratar una hipoteca. EFE

Que el euríbor no te ciegue: tres trucos para tener la mejor hipoteca

stop

Pese al euríbor negativo, la banca suele rebajar los intereses de las hipotecas en verano, pero hay que tener cuidado con otros factores

Barcelona, 26 de julio de 2018 (13:45 CET)

Verano suele ser época de ofertas. Y no hablamos de las rebajas de El Corte Inglés ni del retail en general, sino también para la banca. Estos meses, las entidades acostumbran a lanzar ofertas con hipotecas a intereses más bajos, ya sea a tipo variable referenciada al IRPH o al euríbor, o a tipo fijo.

Por ello, si se está buscando un piso o una casa, es un buen momento para rematar la compra y buscar financiación a buenas condiciones. No obstante, desde el comparador bancario HelpMyCash.com recuerdan que hay otras formas de rebajar el precio de estos productos y ofrecen consejos para encontrar la mejor hipoteca.

Más entrada y menos euríbor

Para comprar un piso o una casa, es imprescindible tener ahorros para pagar al menos el 20% del precio. Pero para aquellos que dispongan de más dinero, conviene que no confíen en las ofertas de préstamos y los tipos negativos, tras la bajada del euríbor en junio de 2018, e intenten dar una entrada lo más grande posible.

Si se paga más al principio, se necesitará un préstamo con un importe menor, así que los intereses se devengarán sobre un capital inferior y, a la larga, eso hará que se pague menos que si se financiara un porcentaje más alto del valor del inmueble.

Además, los bancos suelen premiar a los compradores que dan entradas mayores con tipos de interés más bajos, ya que para ellos supone una reducción del riesgo de morosidad. Por ejemplo, la Hipoteca Freedom+ de Banco Mediolanum tiene un tipo de euríbor más 0,99% si se financia un máximo del 70% del valor de la vivienda (1,60 % fijo el primer año), mientras que si ese porcentaje sube hasta el 80%, el interés es de euríbor más 1,05%.

Una hipoteca alta mejora las condiciones

También se puede ahorrar mucho dinero si se selecciona bien el plazo del préstamo hipotecario. En general, cuanto más se tarda en devolver un crédito, más caro sale a la larga, pues se devengan intereses durante más tiempo. Por lo tanto, lo ideal es elegir un período de amortización que nos permita devolver la hipoteca lo antes posible, aunque la cuota sea más alta, siempre y cuando sea asequible.

Esto puede ser especialmente conveniente en el caso de las hipotecas a tipo fijo, que no dependen del euríbor, ya que su interés es más bajo cuanto menor es el período de reembolso. Por ejemplo, la Hipoteca Open Fija de Openbank tiene un tipo del 1,75% si se devuelve en 15 años, del 2% si el plazo es de 20 años y del 2,50% si se acaba de pagar en 30 años.

¿Seguro financiado? No, gracias

Es importante ser precavido con las soluciones supuestamente flexibles que ofrece el banco para reducir el impacto de ciertos costes. Hay ciertas entidades que dan la opción de incluir el precio de los seguros vinculados en el importe de la hipoteca para poder pagarlos junto con las cuotas, algo que puede parecer conveniente (puede abonarse su coste poco a poco), pero que sale más caro a la larga.

Y es que al financiar la prima de un seguro con la propia hipoteca (técnicamente se denomina prima única financiada o PUF), se devengan intereses sobre ella, así que al final el producto acaba siendo más caro. Por ello, si se va a contratar uno o más seguros junto con el préstamo hipotecario (por exigencia del banco o para bonificar el interés), es preferible pagarlos en primas anuales o mensuales.

Hemeroteca

Euríbor
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad