El presidente del parlamento catalán, Roger Torrent. /EFE/Andreu Dalmau

Calendario de la investidura: 48 horas frenéticas y 15-J en el horizonte

stop

Jordi Turull pasa este viernes un examen en el Tribunal Supremo, que clarificará si sigue en la carrera para la investidura o si debe ingresar en prisión

Barcelona, 23 de marzo de 2018 (05:00 CET)

La investidura del presidente de la Generalitat se decide en el parlamento y en el Tribunal Supremo. Este viernes, el candidato Jordi Turull comparece ante el juez Pablo Llarena. No sólo está en juego su reingreso en la cárcel. De la decisión judicial depende la evolución de la legislatura catalana. Si no es posible la investidura en los dos próximos meses, las elecciones serían a mediados de julio.

23 de marzo

Carme Forcadell, Marta Rovira, Dolors Bassa, Raül Romeva, Josep Rull y Jordi Turull, precisamente el candidato a la investidura como presidente de la Generalitat, comparecen a partir de las 10.30 de este viernes en el Tribunal Supremo. Las tres primeras renunciaron el jueves a su acta de diputada, precisamente en vísperas de su comparencia judicial. El magistrado Llarena les comunicará el auto de procesamiento. En este auto se concretarán los hechos de los que se les acusa y los presuntos delitos que se les imputan.

¿Pueden acabar en la cárcel? Eso dependerá de si la fiscalía pide nuevas medidas cautelares que incluyan el reingreso en un centro penitenciario y de la decisión que finalmente adopte el juez. No todos los procesados deben correr necesariamente con la misma suerte. Para curarse en salud, Turull se mostró más que comedido en la primera sesión de investidura que se celebró el jueves en el parlamento catalán.

Probablemente, el juez incluirá en el auto de procesamiento el artículo 284 bis de la ley de enjuiciamiento criminal previsto para los delitos de rebelión. Este artículo ampara una posible inhabilitación para el ejercicio de cargo público. Sin embargo, para inhabilitar a Turull sería necesario ordenar su ingreso en la cárcel.

24 de marzo

Después de la fracasada sesión de investidura del jueves, el presidente del Parlament, Roger Torrent, convocará la segunda sesión al cabo de 48 horas, este sábado a las 10.00 horas. Si Turull sigue en libertad provisional, puede ser investido presidente de la Generalitat por mayoría simple.

Para ello necesitaría que los cuatro diputados de la CUP votasen a favor –este jueves se han abstenido– o que Carles Puigdemont (Junts per Catalunya) y Toni Comín (ERC) renunciaran a su acta de diputado. Ninguno de ellos puede votar porque siguen en Bélgica, huidos de la justicia española.

Puigdemont y Comín siempre se han mostrado reacios a renunciar a su condición de diputados. No obstante, desde sus respectivos partidos no se descarta que si Turull está el sábado en condiciones de ser investido puedan dar un paso al lado.

22 de mayo

La fallida sesión parlamentaria de este jueves fue el pistoletazo de salida de la investidura. A partir de este momento, corre el reloj. El reglamento electoral establece que la investidura –de Turull o de cualquier otro candidato– debe completarse antes de dos meses. Por lo tanto, la fecha límite es el martes 22 de mayo.

El reloj corre: Torrent tiene dos meses para investir un candidato

Hasta entonces, Torrent puede proponer a los candidatos que considere oportuno. Hace dos años, la proclamación de Puigdemont llegó poco antes de la bocina. Si no se culmina la investidura durante estos dos meses, el parlamento se disolvería y se convocarían unas nuevas elecciones.

23 de mayo

Si no se elige a un nuevo presidente de la Generalitat, será el presidente del gobierno central, Mariano Rajoy, quien convoque las elecciones al amparo del artículo 155 de la Constitución. Ya convocó las del pasado 21 de diciembre, que coincidieron con un jueves. Probablemente, tramitará la convocatoria de forma inmediata, el 23 de mayo, un día después de finalizar el plazo de investidura.

La Ley de régimen electoral general (Loreg) establece que las elecciones deben celebrarse “el día quincuagésimo cuarto” después de que se publique la convocatoria en el Diario Oficial de la Generalitat y en el BOE. O sea, 54 días más tarde.

Mediados de julio

Si los plazos se ejecutasen lo más rápido posible, las nuevas elecciones catalanas podrían celebrarse el domingo 15 de julio. Esto dejaría a los diputados sin vacaciones de agosto. Antes de los veinte días debería constituirse el nuevo parlamento. Después de la elección del nuevo presidente de la cámara se iniciaría otro proceso de investidura. Mientras un nuevo presidente no tome el mando del gobierno de la Generalitat, estará en vigor el artículo 155. Se aplicó el 28 de octubre de 2017. Este viernes se cumplen 147 días, con el riesgo de que pueda durar casi un año.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad