El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en el Palau de la Generalitat. Foto: EFE/TA
stop

La judicatura advierte de que la reacción de Torra a los mensajes de los jueces es "desmesurada" y "carece de todo sentido"

Barcelona, 22 de septiembre de 2018 (20:32 CET)

"Se ha sobredimensionado el alcance real". "Algunas reacciones ante el foro de los jueces son claramente desmesuradas". "Hay que contextualizarlo". El magistrado y otrora portavoz de Juezas y Jueces por la Democracia, Joaquim Bosch, considera que es una exageración pedir la dimisión del magistrado Carlos Lesmes, como reclamó Quim Torra el jueves.

El presidente de la Generalitat denunció los "insultos" en un foro privado de magistrados que se filtró en los medios de comunicación, y pidió la cabeza de Lesmes, presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). En los correos, miembros de la magistratura comparan la crisis catalana con el nazismo, critican a los responsables del Govern y dan vivas al rey y a los cuerpos de seguridad del Estado.

Bosch afirma que "la mayoría de la judicatura no comparte algunas de las opiniones que se han vertido". El juez, que hizo las declaraciones "desde el rechazo a algunas cuestiones vertidas en el foro", insiste en que los mensajes deben contextualizarse como "una minoría de jueces en el ámbito de un chat de un correo corporativo de debate interno, con comentarios amparados por la libertad de expresión".

El Gobierno y los jueces desestiman las exigencias de Torra

El magistrado Bosch no es el único que ha salido en defensa de Lesmes. Las cuatro asociaciones representativas de jueces también consideran "desproporcionada" la reacción de Torra a los chats. La Asociación Profesional de la Magistratura, Jueces y Juezas para la Democracia, la Asociación Francisco de Vitoria y el Foro Judicial Independiente firmaron un comunicado conjunto para criticar al president.

Pedir la dimisión "carece de todo sentido", aseguran las asociaciones de jueces. Los correos "no comprometen al conjunto de la carrera judicial y menos a los miembros de la Sala de lo Penal del Supremo encargados de enjuiciar el caso del 'procés'". En el comunicado recuerdan que se trata de apenas 30 jueces de un colectivo conformado por 5.500.

El Gobierno de Pedro Sánchez también respondió a la cuestión. Desde Austria, el presidente manifestó que no hará declaraciones sobre los chats privados de los jueces y garantizó la "independencia e imparcial" del poder judicial. El Govern de Torra, por su parte, consideró insuficientes las palabras de Sánchez: "No es un chat privado, es corporativo", afirmó Elsa Artadi.

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, también se refirió a la exigencia de Torra de la dimisión de Lesmes; dijo que, aunque los mensajes de los jueces no son "edificantes", se remiten al ámbito privado, y criticó que "hay mucha declaración grandilocuente", en alusión a la solemne comparecencia de Torra en la que exigió la renuncia del juez.

"Sería bueno que el presidente de la Generalitat hiciera alguna declaración institucional para hablar de las políticas de su gobierno", concluyó la ministra.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad