Felip Puig cuando era consejero de Empresa de la Generalitat con el presidente Artur Mas. /EFE

La UDEF investiga una deuda del hermano de Felip Puig con los Pujol

stop

Jordi Pujol júnior reclamó con insistencia a Felip Puig, cuando era consejero de la Generalitat, una deuda contraída por su hermano

Josep Maria Casas

Economía Digital

Felip Puig cuando era consejero de Empresa de la Generalitat con el presidente Artur Mas. /EFE

Barcelona, 23 de agosto de 2019 (04:55 CET)

Jordi Pujol Ferrusola mantuvo durante años una estrecha relación con los hermanos Puig Godes. Especialmente con Felip Puig, su compañero de pupitre en la etapa escolar, que fue consejero de la Generalitat en los gobiernos de Jordi Pujol y de Artur Mas; y con Jordi Puig, uno de sus principales colaboradores, con el que compartió un despacho en la calle Ganduxer de Barcelona. Sin embargo, esta relación se rompió. El primogénito de los Pujol acabó exigiendo a Felip Puig que intercediera para que su hermano le pagase una deuda.

Jordi Pujol Júnior envió diversos mensajes de WhatsApp a Felip Puig en 2015, cuando era consejero de Empresa de la Generalitat, para recordarle que su hermano Jordi le debía dinero. Concretamente, 260.000 euros.

Según consta en un informe de la UDEF, enviado a la Audiencia Nacional el pasado julio, el primogénito de los Pujol “parece amenazar” al entonces consejero por la deuda de su hermano pequeño. En realidad, los mensajes de Pujol son más irónicos que amenazantes. Por ejemplo, le expresa sus “felicitaciones” por el nombramiento de una sobrina de Joana Ortega como delegada de la Generalitat en Alemania pese a que no entendía una palabra de alemán.

En uno de los registros policiales, los agentes hallaron un documento en el que “se escenifica” un contrato de préstamo por un importe de 268.000 euros entre Imisa, una sociedad representada por Mercè Gironès –esposa de Jordi Pujol jr– y Ascot Group Invest, de Jordi Puig. No obstante, los investigadores de la UDEF no dan ninguna credibilidad al documento ni a la operación que “pretendieron hacer pasar como un préstamo”.

Los investigadores desconocen el origen del dinero que Jordi Pujol jr reclamó con tanta insistencia a su socio. Apuntan que podría tratarse de una inversión inmobiliaria. No obstante, en la investigación descubren aspectos sorprendentes.

El empresario ‘narco’ José Mestre

El mismo día en el que se realiza la transferencia entre Imisa y Ascot, el 22 de diciembre de 2009, también se efectúa una ampliación de capital en la segunda sociedad por cerca de 1,5 millones de euros. La mayor parte del capital (1,23 millones) procedió de Manipuladora de Mercancías, empresa controlada por el empresario portuario José Mestre.

Seis meses después, el 22 de junio de 2010, Mestre fue detenido por “facilitar la entrada” de 187 kilos de cocaína en el puerto de Barcelona. En aquel momento, era el director general de Tercat, empresa que gestionaba una de las dos terminales de contenedores del puerto barcelonés. Fue condenado a 12 años de cárcel por el asunto de la cocaína.

Según apuntan los investigadores, Jordi Pujol jr hablaba por teléfono con Mestre de forma “asidua” incluso cuando este estaba en prisión preventiva en la cárcel de Brians. Pese a estar privado de libertad, los agentes constatan que Mestre “disfruto permanentemente” de un teléfono móvil desde el que hablaba y enviaba mensajes.

La UDEF califica de decisión “insólita” que se concediese el tercer grado penitenciario a Mestre cuando tan solo llevaba un año de reclusión de los 12 a los que fue condenado. Subrayan que aquella decisión dependía de la Consejería de Justicia de la Generalitat, que en aquel momento estaba en manos de Germà Gordo. Añaden que el teléfono de este también está “agendado” en el móvil de Pujol júnior.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad