Ayuso pone líneas rojas a Vox

En el PP se muestran convencidos de que Vox no pedirá entrar en el gobierno de Ayuso para no "quemarse" porque en dos años vuelve a haber elecciones.

El cartel electoral de Vox sobre los menores extranjeros no acompañados (menas) no ha gustado nada a la candidata del Partido Popular, Isabel Díaz Ayuso, ni a su equipo de campaña. Las encuestas siguen dando mayoría a los populares, pero todavía dependen de Vox. Su programa electoral disgusta en algunos puntos a los populares y ya establecen líneas rojas por las que no pasarían si tienen que depender del apoyo de Rocío Monasterio. La deportación de los menas sería una de ellas y el cierre de Telemadrid otra.

En el PP consideran que Vox no querrá “quemarse” por dos años y sostienen que Monasterio rechazará entrar en el gobierno de Ayuso. Eso sí, temen las condiciones que los de Santiago Abascal les impongan porque hay puntos donde no están de acuerdo. Uno de ellos es la deportación de los menas.

Ayuso culpa a Interior asegurando que la situación de estos menores “no es competencia autonómica” y lo que propone es que Madrid tiene la “obligación” de integrarlos para que su situación “no sea un problema” y para que como el resto de las personas “encuentren un futuro”, añadiendo que ahora la Comunidad recibe “cero euros” para ello.

En esta línea, y a diferencia de Monasterio, señala que está “obligada” a mantener esos centros y cuidarlos, ya que si se cierran los chavales “están deambulando en las calles”.

“Necesitaríamos más recursos, no para que ellos se lo gasten que parece que dicen los carteles, sino más dinero para que ellos tengan oportunidades para formarse e integrarse”, señaló este miércoles Ayuso.

El cierre de Telemadrid

Otro de los puntos conflictivos sería el cierre de Telemadrid. Vox, en su programa electoral, propone el cierre de la cadena autonómica al entender que los madrileños “no tienen que soportar el gasto de casi 80 millones de euros” que supone mantener el ente público, según Monasterio.

La candidata de Vox defiende la “eliminación de todos los entes públicos que realizan funciones que ya hace o que puede asumir la administración central, empezando por Telemadrid”.

La candidata de Vox a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, junto al presidente de Vox, Santiago Abascal. Foto: EFE/Kiko Huesca

La candidata del PP también ha tenido sus discrepancias con la cadena pública, pero desde su equipo niegan que lo vayan a cerrar. “No entra en nuestros planes”, señalan a ED.

De hecho y a pesar de las reticencias iniciales, Ayuso ha elegido Telemadrid para batirse el cobre contra sus rivales y decidir la campaña electoral en el debate electoral organizado por la cadena.

Pin parental

Otra de las propuestas electoral donde podría haber ‘roces’ o incumplimientos por parte de una u otra fuerza es en el llamado ‘pin parental’ que Vox está dispuesto a impulsar en la Comunidad de Madrid.

Para Educación, el programa de Vox defiende “proteger el derecho fundamental de las familias a elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos: derecho a elegir el centro educativo y a supervisar los contenidos de las asignaturas complementarias y extraescolares”. Hasta aquí los de Ayuso no ponen ninguna pega.

La popular ya fue tajante cuando se puso el ‘pin parental’ encima de la mesa como condición para aprobar los presupuestos de 2021: “No hay adoctrinamiento en las aulas”. Desde el PP ya se ha recordado que el temario de las asignaturas extracurriculares sea conocido por los padres con antelación.

“El ‘efecto Ayuso’ funciona”

Los populares insisten en que “el ‘efecto Ayuso’ funciona” y añaden que en cada sondeo que sale nuevo, la candidata del PP suma puntos. De ahí que insistan en gobernar en solitario. Si no lo consiguen, enseguida explican que la decisión final de cómo se equilibren las fuerzas de gobierno en un futuro ejecutivo de coalición “dependerá, en todo caso, del resultado que arrojen las urnas”, sentencian.

Fuentes del PP insisten en que a Vox no le interesa “quemarse por dos años” entrando en un gobierno con Ayuso. Al ser una legislatura tan corta, a los de Abascal no les interesa posicionarse con el PP, más si cabe, tras la ruptura de Casado con el líder de Vox en directo en el Congreso.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, interviene durante su visita al Salón de Arte Moderno (SAM), única feria en Europa especializada en arte moderno y vanguardias, que reúne más de 300 obras de grandes maestros del siglo XX como Picasso, Miró, Dalí, Calder, Luis Feito, Chillida y Tàpies, entre otros. EFE/ Luca Piergiovanni
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, interviene durante su visita al Salón de Arte Moderno. Foto: EFE/ Luca Piergiovanni

Asimismo, aseguran que con los datos que arrojan las últimas encuestas, Monasterio “no podría pedir mucho” salvo una o dos consejerías. Por lo que el aceptar según que propuestas también lo ponen en duda y otros, directamente, lo descartan.

Tanto unos como otros son conscientes del desgaste que sufrió Ciudadanos siendo ‘muleta’ de Ayuso al frente de la Comunidad y al haber repetición electoral y otra campaña que preparar, tampoco ven a Vox dispuesto a exponerse.

El propio Abascal dejó claro que no le importaba tanto entrar en el Gobierno de Madrid como frenar la entrada de la izquierda y Monasterio condicionó su incorporación como consejera al respaldo que le den las urnas y si tiene suficiente peso como para dar el paso. El resultado lo decidirán los madrileños el próximo 4 de mayo.