El Gobierno acelera las transferencias al País Vasco tras el acercamiento del PNV al PP

El PSOE busca engrasar las relaciones con el PNV, tras el hartazgo de los vascos por las tensiones del Gobierno de coalición y su acercamiento a Pablo Casado

El dirigente del PNV, Josu Erkoreka, y la vicepresidenta Carmen Calvo. Foto: Moncloa

El Gobierno recuerda que el PNV es un “socio prioritario” y se compromete a cumplir el acuerdo para seguir avanzando en el “desarrollo” del Estatuto de Gernika y el cronograma de transferencias al País Vasco pendientes.

La sintonía mostrada entre el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, y el líder del PP, Pablo Casado, ha encendido las alarmas en Moncloa. Por ello, Los socialistas activan esta semana los contactos con la formación vasca al más alto nivel para acelerar las transferencias, paralizadas por la pandemia.

Mucho se ha hablado esta semana sobre la vuelta del PNV a los brazos del PP tras la moción de censura. Génova cerró con Sabin Etxea la elección de un consejero de RTVE a propuesta de los nacionalistas y también para consensuar el nombre del juez vasco José Luis Núñez como vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Es decir, que de la cuota de los diez jueces que disponía el PP en las negociaciones con el Gobierno, cedió uno al PNV. El gesto no pasó desapercibido a la formación vasca.

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, devolvió el favor a Casado y señaló, en una entrevista a El Correo este fin de semana, que aprecia un “cambio de chip” del PP hacia el centro y aseguró que ha mejorado su relación con Casado. La ‘buena onda’ llegó hasta tal punto que desveló: “Estábamos muy lejos y hay un esfuerzo por su parte de llamarnos y hablar”

Las cúpulas asientan su relación dando por superada la traumática ruptura de 2018. Un giro que podría resultar muy peligroso para Pedro Sánchez, que estos días observa cómo sus socios de investidura no apoyan sus propuestas en el Congreso.

El PNV se ha cansado de las pugnas PSOE- Podemos

A esto se suman las últimas críticas lanzadas por los distintos dirigentes del PNV para advertir al Gobierno que están cansados de sus tensiones con Unidas Podemos. La “agitación” dentro del Ejecutivo “contribuye a crear una sensación de inestabilidad, de descrédito de la política, y diría que podríamos estar retrocediendo a unas sensaciones de inestabilidad anteriores a la creación del Gobierno de coalición”, señaló el diputado del PNV, Aitor Esteban.

El responsable de Política Institucional del PNV, Koldo Mediavilla, también advirtió: “La crisis gubernamental parece evidente, aunque nadie aventura cómo concluirá este episodio de bronca endémica que aquí harta y exaspera y que, en Europa, nadie comprende”. Y el presidente del partido, Andoni Ortúzar, pidió a Sánchez, directamente, una crisis de Gobierno.

El diputado del PNV, Aitor Esteban, en una conversación con Pedro Sánchez en el Congreso de los Diptuados. Foto: EFE

Los vascos se llegaron a sentir ninguneados cuando Podemos primaba las relaciones con EH Bildu, antes que informarles a ellos. Históricamente, el PNV ha servido de ‘muleta’ a los dos partidos de Gobierno, PP y PSOE. Estas críticas o la posible voladura controlada hacia el PSOE vienen a señalar el ‘¿qué hay de lo mío?’, que tanto reclaman los partidos al Gobierno.

Un gesto que enseguida fue captado desde la factoría de Moncloa, que enseguida se puso manos a la obra para engrasar los contactos esta semana para acelerar las transferencias y los asuntos que quedaron relegados por el coronavirus. De ahí que este mismo martes, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, haya recalcado que el PNV sigue siendo un “socio prioritario” para el Ejecutivo.

Calvo se compromete con Erkoreka

Rajoy no lo vio venir, Sánchez lo acaba de ver y ante estas intenciones, la vicepresidenta primera y ministra de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, se reunió este martes con el vicelehendakari y consejero de Seguridad, Josu Erkoreka, para “dar cumplimiento” al calendario de transferencias pendientes.

El dirigente vasco dio buena cuenta del encuentro a través de las redes sociales señalando que la cita hubo “sintonía y máxima colaboración institucional para seguir avanzando en la resolución de los asuntos políticos e institucionales de interés común” y en el que se abordaron temas de relevancia como el desarrollo del autogobierno vasco, la lucha contra el coronavirus o los fondos europeos, según informó en un comunicado el Gobierno vasco.

Erkoreka y la vicepresidenta se han comprometido a seguir trabajando de forma conjunta para “hacer frente a los grandes desafíos del futuro”. En este sentido, Calvo ratificó la voluntad del Ejecutivo de celebrar encuentros bilaterales con los departamentos del Gobierno vasco y “seguir avanzando en la resolución de los asuntos políticos e institucionales pendientes”.

Este miércoles continúan las reuniones, en este caso, el ministro de Política Territorial, Miquel Iceta, se reunirá con la consejera de Gobernanza Pública y Autogobierno, Olatz Garamendi, para seguir avanzando en el punto en que lo dejaron Calvo y su compañero Erkoreka.

Cabe recordar que esta serie de encuentros se suceden por el pacto alcanzando entre el presidente Pedro Sánchez y el lehendakari Iñigo Urkullu tras una reunión el pasado 25 de enero en el Palacio de La Moncloa, en la que acordaron impulsar un “segundo nivel de contactos” para contribuir al entendimiento en los temas políticos e institucionales de interés común entre ambas administraciones.

Tras esta cita, se produjo la visita de la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, al País Vasco para transmitir al lehendakari un mensaje de tranquilidad sobre el reparto de los fondos. Llegó después de que el PNV votase a regañadientes el decreto de Sánchez, avisando de que su paciencia se agota ante su “planteamiento controlador y recentralizador”.

Después llegaría la visita del Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien se comprometió con el vicelehendakari Erkoreka a reunir a la Junta de Seguridad antes del verano para mejorar la coordinación policial ante nuevos retos como el uso de los drones o la participación en órganos europeos.

En esa reunión también se dio un nuevo impulso político al traspaso de prisiones, una negociación que va a cerrarse en estas dos últimas cita entre Calvo y Erkoreka e Iceta y Garamendi, según fuentes conocedoras. “El objetivo es seguir manteniendo una relación fluida”, señalan fuentes gubernamentales a ED.

Prisiones y la gestión del IMV en juego

Pero más allá de las buenas intenciones, tanto Gobierno como el PNV saben lo que está en juego para España y el País Vasco. Las transferencias de prisiones y la gestión del Ingreso Mínimo Vital (IMV) deberán aprobarse este mes, según el nuevo calendario de traspasos que el Gobierno remitió al ejecutivo vasco en octubre.

En este primer bloque también están incluidos los traspasos relativos a seguros; servicios privados de seguridad; meteorología; seguros agrarios; transporte por carretera; fondo de protección a la cinematografía; mercado de productos de la pesca y cultivos; paradores de turismo; asignación del ISBN y del ISSN; ordenación y la gestión del litoral.

Íñigo Urkullu y Pedro Sánchez durante una visita del lehendakari a la Moncloa. Foto: EFE

Sin embargo y según las fuentes consultadas por ED, el Gobierno y el PNV han pisado el acelerador y ya están hablando sobre transferencias contenidas en el segundo bloque, las cuales tendría que discutirse en abril según el calendario dispuesto.

Se trata de 17 materias sobre crédito oficial; crédito y banca y mercados de valores, además de centros de investigación y asistencia técnica, hidrocarburos; salvamento marítimo; sector público estatal; Administración Institucional e innovación tecnológica (antiguo IMPI e IDEA), funciones de transporte ferroviario en determinadas líneas de cercanías y líneas de la antigua FEVE; aeropuertos y puertos de interés general.

También se negociarán en este bloque inmigración; títulos y estudios extranjeros en enseñanzas universitarias; permisos de circulación y matriculación de vehículos; régimen electoral municipal; inspección pesquera y, por último, centro de estudios y experimentación de obras públicas. Asimismo, tanto PNV como Moncloa tienen hasta abril para retocar los proyectos vascos que pretenden acogerse a los fondos europeos.

Y por último y no menos importante, en el tercer bloque se prevé iniciar los estudios para el examen de materias relacionadas con la gestión económica de la Seguridad Social, un trabajo que se iniciará en noviembre de 2021, cuando estaba previsto inicialmente para junio de ese año y que concluirá en mayo 2022, mientras que en el organigrama anterior estaba prevista la finalización para diciembre de 2021, por lo tanto, siete meses más tarde. La joya de la Corona para los vascos.

El presidente Ortuzar aseguró esta semana que si los compromisos pactados no llegan antes del verano, su partido encenderá las luces de alarma. Sus seis votos son necesarios para que la legislatura de Sánchez aguante y los socialistas son conscientes. Ante ello, el Gobierno se deshace en elogios esta semana.

“Creo que son una escuela de parlamentarismo, de diálogo, de acuerdo, de ser capaces de anteponer la posibilidad del encuentro por encima de posiciones maximalistas e inmovilistas que impiden avanzar”, señaló este martes la ministra Montero.