El automóvil pide a políticos y sindicatos "implicación" para apuntalar el éxito de 2014

stop

LAS CLAVES DE LA RESURRECCIÓN

El nuevo Renault Kadjar, modelo que se fabrica en la planta de Palencia.

en Barcelona, 05 de marzo de 2015 (13:29 CET)

El sector del motor español pide "más implicación" de políticos y sindicatos para apuntalar el éxito recabado en 2014, cuando la industria se aupó a la novena plaza mundial con 2,4 millones de unidades fabricadas, según informó el miércoles la organización internacional de constructores de automóviles (OICA). Conservar el vigor y llegar a la capacidad máxima nacional (3 millones al año) depende, dicen los fabricantes, de que se puedan contener costes, innovar y aprovechar la ola tecnológica.

El sector ha pasado "momentos muy complicados", pero ahora "es el momento de poner en valor lo conseguido", considera Ciriaco Hidalgo, gerente de Relaciones Institucionales de Seat. En un panel que ha analizado el porqué del éxito del sector del automóvil en Barcelona, el directivo ha enumerado las causas: "Innovación, tecnología y ocupación".

El desiderátum de Hidalgo lo comparte Nissan, otro de los fabricantes en España. La factoría de la firma nipona en Barcelona ha rebajado el 41% de sus costes de producción de 2009 a 2014. "El esfuerzo es enorme, pero hay más espacio: hay que reducir los costes de los proveedores", ha prescrito Noemí Moya, External & Government Affairs de la automotriz japonesa en España.

Precio e innovación

El precio de un vehículo por unidad cae un 2% cada año, descontada la inflación. "Es competitividad continua, los costes tiene que bajar a la par", recuerda Joaquim Coello, miembro del grupo de trabajo de indústria del Círculo de Economía, institución que ha acogido la jornada.

Además de recortar gastos, los fabricantes deben innovar. "Las emisiones de tóxicos se deberán recortar de forma dramática, mejorar la conectividad de los vehículos y replantear elementos como la carrocería", ha abundado el mismo experto. Es el momento, indica el Círculo, de incorporar internet a los automóviles de una vez por todas.

Y no es sólo la llamada conectividad. Los centros de innovación de Seat y Nissan en España tienen un impacto enorme sobre el tejido productivo. "Un año de trabajo de un ingeniero en dichos centros son cinco o seis para un trabajador de cadena", ha terciado Vicenç Aguilera, presidente del Clúster Catalán del Automóvil.  

Mercados

Pivotando sobre estos tres ejes, España ya es el segundo productor de automóviles europeo por detrás de Alemania (5,9 millones de unidades en 2014). La producción seguirá creciendo en los años venideros. Con una excepción: los coches fabricados ya no se venderán exclusivamente en Europa.

"La venta de vehículos crece a un ritmo del 3% anual en la Unión Europea. En China lo hace a un ritmo del 12% y en los países emergentes al 7%. En estos territorios está la clave", apunta Aguilera. Su diagnóstico lo suscribe Seat, que exporta el 85% de lo que produce en España. "Sí, Alemania es el primer comprador, pero Argelia o México son mercados que ganan en importancia", ha admitido Ciriaco Hidalgo.

En síntesis, el éxito del sector del automóvil en España radica en un cambio de actitud. "En Nissan, por ejemplo, cambiamos los planes de supervivencia por los de flexibilidad: lo adaptamos todo para estar preparados. Y lo estaremos cuando los centros de decisión, que no están en España, nos encarguen un nuevo coche", ha concluido Noemí Moya, de la firma automotriz asiática.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad