Críticas a la subida de sueldo del govern del Botànic en el debate en enmiendas a los presupuestos

Como portavoz de Hacienda del PSPV, José Muñoz ha acusado a estos grupos de hacer una oposición "absolutamente destructiva" y ha destacado enmiendas 'botánicas'

50487831776 cc64d15f19 o

El grupo parlamentario propondrá aprobar una nueva normativa. Foto: EFE.

Las quejas por la subida de los sueldos del ‘Govern del Botànic’ y el debate de enmiendas parciales a los presupuestos de la Generalitat para 2022 han arrancado en Les Corts con críticas de PP y Ciudadanos han arrancado. Todos de los altos cargos y asesores del gobierno valenciano tendrán un aumento del 2% a partir del 1 de enero, tras la aprobación en los Presupuestos nacionales para todos los funcionarios

En la primera jornada de debate, que se prolonga hasta el miércoles en la comisión de Presupuestos, los grupos de la oposición han vuelto a acusar a los del Botànic de presentar un proyecto de cuentas «irreales» por incluir partidas reivindicativas como los 1.336 millones de euros de ingresos por la infrafinanciación autonómica.

Por contra, tanto el PSPV como Compromís y Unides Podem han defendido que los presupuestos son «buenos» y han pedido a la oposición que los apoye para afrontar la recuperación económica y social con garantías, como como agilizar la captación de los fondos europeos o que la Generalitat se haga cargo de las modificaciones tributarias de À Punt.

La subida del sueldo copa las quejas de la oposición

Antes de la comisión, el ‘popular’ Rubén Ibáñez ha rechazado la «fantasía presupuestaria» de los 1.336 millones que «el Ministerio de Hacienda ya ha dicho que no van a llegar» y ha resaltado algunas de sus enmiendas, como eliminar la subida salarial del 2% y destinarla a educación y servicios sociales.

Tony Woodward (Cs, como muestra de disconformidad con las cuentas atonómicas, ha criticado la subida del sueldo de los altos cargos y ha instado al Botànic a apoyar sus propuestas, como la creación de un «cheque bebé» o un fondo de reconstrucción de 150 millones de euros con complementos salariales, ayudas a los jóvenes para comprar una vivienda o impulso a la sanidad, la agricultura y el ocio nocturno.

De Vox, Llanos Massó ha coincidido en que los presupuestos son «totalmente ficticios» –«una fiesta de ingresos y un festival de gastos»– y ha abogado por reestructurar el «gasto político», además de acusar al tripartito de no aceptarles «nunca ni una sola enmienda» y de tener «un talante poco democrático».