El secretario autonómico de turismo celebra que se aplace la tasa en la Comunidad Valenciana

Francesc Colomer asegura que "no era el momento, y lo que toca es empatizar y ayudar y no ubicar una figura tributaria en el sector"

fotonoticia 20200327114252 1920

La tasa turística sigue dando que hablar. Francesc Colomer, secretario autonómico del ramo, ha calificado este viernes de «buena decisión» el aplazamiento de la implantación de la tasa turística en la Comunitat Valenciana «porque no era el momento, y lo que toca es empatizar y ayudar y no ubicar una figura tributaria en el sector».

Colomer ha realizado estas declaraciones durante una rueda de prensa para presentar todos los detalles de las partidas destinadas a turismo de los presupuestos regionales en la provincia de Castellón.

El secretario autonómico de Turisme se ha referido así a la decisión de que la tasa turística no se incluirá en la ley de medidas fiscales, de gestión administrativa y financiera y organización (conocida como ley de acompañamiento a los presupuestos) al no conseguir Compromís y Unides Podem sumar el apoyo de sus socios del PSPV-PSOE a la enmienda.

Al respecto, Francesc Colomer ha recordado que no es partidario de la tasa turística y no cree que lo sea nunca sin llegar a indicar concretamente los motivos de su postura.

Colomer venía de comentar unas horas antes, tal como recoge Onda Cero, «la importancia en la gestión de las herramientas inteligentes de cara al futuro del sector», y ha llamado a la unidad y complementariedad de los destinos valencianos para hacer frente de manera sólida a otros destinos», en sintonía con lo mencionado respecto a la famosa tasa.

Colomer apuesta por tener menos restricciones turísticas

Además, Las Provincias también destacaba su mención sobre que «el turismo no sólo es importante por la economía, por el empleo, por el PIB, por la innovación y la tecnología que genera en toda la cadena de valor» que salvará al mundo o, al menos, es una de las pocas palancas que le queda a la humanidad para tratar de salvarlo».

La no inclusión de la tasa turística ha sido la última polémica que han suscitado los presupuestos, ya que la posible inversión extra en Á Punt y el dinero que había que destinar o no de más a la corporación pública también ha sido un tema candente en unos presupuestos que, un año más, se han demorada por encima del plazo fijado.