El ascenso de PP y Vox en la CV dejaría a Puig con un solo escaño de ventaja

La subida del bloque de la derecha en la región y la caída de intención de voto de Compromís y Podemos complican una tercera legislatura del PSOE en el Botànic

2716af453aebf2254e6c789937574d16f2a6cec4

El ascenso de PP y Vox en la CV dejaría a Puig con un solo escaño de ventaja. En la imagen, el president de la Generalitat, Ximo Puig. EFE/ Juan Carlos Cárdenas

A Ximo Puig se le complica la idea de continuar una legislatura más -sería ya la tercera- como presidente de la Comunidad Valenciana. El creciente ascenso de PP y Vox en la región y la caída de intención de voto de Compromís y Podemos hacen que el Gobierno de los socialistas se quede a un solo escaño de ventaja sobre el bloque de la derecha.

Así lo muestra Sigma Dos, en una encuesta elaborada para El Mundo. En ella, el PSOE es el único de los tres partidos del Consell que crecería. Los de Puig se harían con el 28,3% de los apoyos si ahora se celebrasen elecciones -cuatro décimas más que en el anterior sondeo- lo que se traduciría en entre 30 y 32 diputados. Pero su ventaja sobre el PP es de tan solo 0,7 puntos, ya que los populares remontan en torno a ocho puntos y 11-12 diputados, con una intención del voto del 27,6.

Los escaños del partido que lidera Carlos Mazón en la Comunidad Valenciana, sumada a los 15-16 que conseguiría Vox, que se consolidaría como tercera fuerza política, sumarían entre 45-47. Aquí también se incluiría Ciudadanos que, si no es absorbido por el resto de partidos de la derecha, obtendría como mucho dos asientos. En el mejor de los casos, entre los tres conseguirían 49 escaños, por lo que se quedarían a uno de la mayoría absoluta, que está en 50 actualmente.

dc7efd88a3715c4b87bc4c9303cf91ab76944a38
El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, durante el 14 Congreso del PSIB-PSOE. EFE/Atienza

Compromís, con una Mónica Oltra debilitada, se haría con 14 escaños mientras que Unides Podem lograría entre 6 y 7. La suma del bloque de la izquierda estaría entre los 50 y los 53. En el peor de los casos, la ventaja sería tan solo de un asiento. De aquí a que se convoquen elecciones cualquier movimiento puede equilibrar la balanza hacia el otro lado. De momento, Moncloa presiona para adelantar los comicios, una opción que tendrá que plantearse Puig.

Los votantes socialistas, los más fieles

Los votantes socialistas son los que más fidelidad muestran. Un 72% de ellos volvería a apostar por el PSOE. Además, se haría con un 13% de los votantes de Podemos en la llamada a las urnas de 2019 y un 8,8% de los votantes de Compromís. Sin embargo, seguiría necesitando a sus socios para hacerse de nuevo con el Botànic.

En cuanto al líder más valorado, el único al que aprueban los ciudadanos es a Ximo Puig, pero con un 5 raspado. Le sigue Carlos Mazón (PP) y Mónica Oltra (Compromís), empatados con una media de 4,2. Ruth María Medino, de Ciudadanos, y Pilar Lima (UP) lograría un 3,5 y, en última posición estaría José María Llanos, con un 3.

Avatar