Ximo Puig y Mònica Oltra afloran en público más diferencias sobre la gestión de la tercera ola de Covid

El entorno del presidente socialista cuestiona que los consejeros de Compromís quieran marcar perfil político poniendo sobre la mesa un nuevo confinamiento domiciliario

El president de la Generalitat, Ximo Puig, conversa con la vicepresidenta, Mónica Oltra, durante un pleno de Les Corts. Ambos se han enzarzado por sus diferencias en el plan estratégico tras la Covid-19. EFE/Archivo

El president de la Generalitat, Ximo Puig, conversa con la vicepresidenta, Mónica Oltra, durante un pleno de Les Corts. Ambos se han enzarzado por sus diferencias en el plan estratégico tras la Covid-19. EFE/Archivo

La Comunidad Valenciana anunció este martes nuevas restricciones por la pandemia del coronavirus, tras una reunión entre los socios del Gobierno autonómico en la que se evidenciaron nuevas diferencias entre el PSOE y Compromís en torno a la gestión de la tercera ola. La propuesta de los de la vicepresidenta Mónica Oltra de volver a un confinamiento severo como el de marzo fue rechazada por el presidente Ximo Puig, cuyo entorno cuestiona los motivos de sus socios.

Al margen del anuncio de Puig y la consejera de Sanidad, Ana Barceló, sobre la nueva batería de medidas (que incluye el cierre de la hostelería a las 17.00 horas a partir de este jueves), Oltra y su equipo han trasladado a la prensa que, si en València no se ha anunciado un confinamiento domiciliario, es porque el presidente de la Comunidad no quiere. En Compromís han insistido en las últimas horas en que hacen falta medidas «más serias y restrictivas».

Ante esta situación, algunos asesores del presidente valenciano han transmitido que Oltra y su partido están aprovechando la tercera ola de coronavirus para marcar perfil político. En declaraciones recogidas por El Confidencial, estas mismas fuentes recuerdan que fue la vicepresidenta quien rechazó la suspensión de las Fallas durante la primera ola. Desde Compromís, por su parte, acusan a los socialistas de poner la economía por encima de la salud.

Si bien los socios no lograron ponerse de acuerdo en torno al confinamiento total que Compromís quiere que Puig pida al Gobierno central, sí que lograron entendimientos mínimos. Por ejemplo, ambos creen que la escuela debe volver con normalidad pese a la tercera ola y el cierre de la hostelería por las tardes es apoyado por Oltra y los suyos a falta de un encierro total. No obstante, el cierre de los grandes centros comerciales que pedía Compromís tampoco tuvo eco.

Reproches por la cabalgata de Reyes

También después de la reunión entre los socios del Ejecutivo valenciano este martes estalló otra bronca política, esta vez a cuenta de la cabalgata de Reyes. La ciudad de València registró preocupantes aglomeraciones este martes por la tarde por la llegada de los Reyes Magos a la plaza del Ayuntamiento, lo que le valió duras críticas tanto a la Generalitat como al Ejecutivo municipal. Compromís y PSPV chocaron públicamente al respecto, con reproches en las redes sociales.

La consejera Ana Barceló compartió las imágenes de las aglomeraciones en Twitter, alegando que esta situación se hubiera evitado «si se hubieran cumplido las recomendaciones de Sanidad». Oltra respondió en la misma red social citando un decreto de medidas extraordinarias aprobado por la Consejería de Sanidad en noviembre que avalaba los recorridos de los Reyes Magos, lo que sorprendió a los socialistas porque el texto citado deja claro que se debían evitar las aglomeraciones.

No fue el único mensaje de Oltra durante la noche del martes. La vicepresidenta también reaccionó a un tuit del Síndic del PSPV, Manuel Mata, que criticaba las aglomeraciones y decía que «creo que lo mejor es callar». Oltra reaccionó así: «Pues no callamos. ¡Esto es incomprensible! No podemos callar en la situación de gravedad que estamos». Desde el entorno socialista tampoco se lo explican, puesto que el alcalde València, Joan Ribó, es de Compromís.

También entró en la bronca Podemos. El vicepresidente Rubén Martínez Dalmau aseguró que «los Gobiernos, todos, han de proteger a las personas, en particular en la peor pandemia que hemos sufrido. Hace falta averiguar si el Ayuntamiento de València ha tomado decisiones desafortunadas y pedir en su caso explicaciones y las responsabilidades oportunas».