Cómo un moroso fiscal logra ser el mayor accionista de una gran empresa

stop

Un administrador de fincas posee el 4,3% de Amper a través de Fincas Bizkaia, que hace una década fue dada de baja por no pagar el impuesto de sociedades

Juan Carlos Martínez

Sede de Amper, en el Parque Empresarial Ciudad de la Imagen, en Pozuelo de Alarcón (Madrid)
Sede de Amper, en el Parque Empresarial Ciudad de la Imagen, en Pozuelo de Alarcón (Madrid)

Madrid, 01 de diciembre de 2016 (06:00 CET)

La huida del fondo Fore de la tecnológica Amper ha dejado, como máximo accionista de la sociedad presidida por Jaime Espinosa de los Monteros, al administrador de fincas vizcaíno Juan Carlos Herrero Muñoz que, desde mayo de 2015, ostenta, según consta en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el 4,3% del capital.

Un paquete de 19,25 millones de acciones que Muñoz acredita ante el supervisor a través de Fincas Bizkaia. Una de las nueve sociedades que administra, y que, como puede comprobarse en un apunte registral, lleva más de una década –desde febrero de 2006– dada de baja del censo de entidades, en virtud de un mandato de la Agencia Tributaria por incumplimiento de sus obligaciones fiscales.

Herrero y su sociedad aparecieron, de manera sorprendente, en el capital de Amper, en mayo de 2015, en plenas negociaciones de la tecnológica para evitar el concurso de acreedores. Lo hizo con la suscripción de esos casi 20 millones de títulos en la ampliación que permitió respaldar el acuerdo de refinanciación de 120 millones de euros, de los que 90 se convertirían en acciones y los restantes se mantendrían como préstamo garantizado.

Residencias de la tercera edad en Vizcaya

Además de  Fincas Bizkaia, el, de momento máximo accionista de Amper, administra en Vizcaya otras ocho sociedades, ligadas a la construcción y gestión de residencias de la tercera edad. Que Herrero se haya convertido en máximo accionista de Amper es algo meramente puntual. Se debe únicamente a la huida del fondo Fore del capital de la tecnológica.

Dejará de serlo en el momento que afloren, en la Comisión Nacional del Mercado Valores, el inversor o inversores que, en los últimos tres meses, han comprado los 62 millones de acciones –equivalentes al 8,5% del capital– que el fondo radicado en las Islas Caimán ha vendido.

En esa ampliación de capital que certificó el acuerdo de refinanciación, el fondo Fore, además de acreditar ser el principal acreedor de Amper con la mitad de los 90 millones de deuda convertible, se convertía en máximo accionista. Primero, con el 4,51% en la ampliación, y después, en febrero de 2016, con casi el 11% tras la conversión de parte de esa deuda.

Repliegue vertiginoso del fondo Fore

Inicialmente, la idea del fondo era que, finalmente, tras convertir esos 45 millones de deuda en acciones, acabara siendo, con creces, el principal accionista de Amper con el 20% del capital. Pero cambió de opinión.

El pasado mes de abril inició el repliegue tras no acudir a una nueva ampliación, de manera que su participación cayó por debajo del 10%. Pero fue, a partir de finales de agosto, cuando Fore empezó a desprenderse a manos llenas de acciones de Amper. Desde entonces, nueve operaciones han reducido su participación a tan solo el 0,92%, acreditado la pasada semana.

En esa búsqueda desesperada por obtener capital con el que asumir estas deudas y contar con circulante para emprender nuevos proyectos, Espinosa de los Monteros llamaba primero a las puertas de Renta 4, pero la operación resultó fallida. Con Auriga, las cosas han ido mejor. Ha recabado 6 de los 8 millones comprometidos.

En ese sentido, Amper ha iniciado los trámites para para llevar a cabo una ampliación de capital para compensar créditos en favor de Auriga por esos casi 6 millones mediante la emisión de 85 millones de acciones. El resto del crédito, hasta completar los 8 millones suscritos, serán obligatoriamente convertibles antes del 17 de octubre de 2017. 

Enésima ampliación y capital a cuenta de una venta

Además, en la junta del pasado 3 de octubre, la tecnológica aprobaba la enésima ampliación de capital mediante compensación de créditos que permita a los acreditantes del crédito sindicado convertible, en determinadas fechas y supuestos, capitalizar sus derechos de crédito frente a Amper derivados del contrato de financiación, por un precio de de 0,07 euros por acción más una prima de emisión de 0,02 euros. 

Amper también ha empezado a hacer caja con la venta de todos sus negocios en el Pacífico Sur vender su negocio en el Pacífico Sur a Amalgamated Telecom Holdings (ATH), la compañía de telecomunicaciones de Fiyi y participada por el National Provident Fund de este Estado insular de Oceanía.

Ha recibido el primer depósito a cuenta, por importe de 26 millones. En abril de 2017 ingresará los 4 millones del segundo, y cobrará los casi 50 restantes a finales del próximo ejercicio.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad