Florentino Pérez dejará de ganar cientos de millones al año por la decisión de Pedro Sánchez de quitar los peajes de las autopistas | EFE

El Gobierno despojará a Abertis de casi un tercio de sus beneficios

stop

Acesa, propiedad de Abertis, es la mayor concesionaria de autopistas de peajes de España con un beneficio de más de 300 millones

Xavier Alegret

Economía Digital

Florentino Pérez dejará de ganar cientos de millones al año por la decisión de Pedro Sánchez de quitar los peajes de las autopistas | EFE

Barcelona, 06 de noviembre de 2019 (04:55 CET)

La decisión del Gobierno, ahora en funciones, de eliminar los peajes de las autopistas tiene un claro damnificado: Abertis. La desaparición de Aumar, la concesionaria de parte de la AP-7 y la AP-4, cuyo contrato termina el 31 de diciembre, y el inicio de los trabajos para dejar también sin autopistas a Acesa, la mayor concesionaria de España, dejará al grupo propiedad de Atlantia, ACS y Hochtief sin cerca de un tercio de su beneficio.

Acesa es al joya de la corona de Abertis en España. Tras Sanef, la concesionaria francesa controlada por la empresa de origen catalán, es la que tiene los mayores beneficios dentro de todo el grupo. Abertis se ha cubierto las espaldas en los últimos años internacionalizando cada vez más su actividad y España ya supone solo un tercio de su negocio aproximadamente. Pero dentro del negocio nacional, Acesa reina con unos beneficios de 307,8 millones de euros en 2018.

Esta concesionaria gestiona 479 kilómetros de autopistas en tres tramos de la AP-7 (La Jonquera-Barcelona, Barcelona-Tarragona y Papiol-Montmeló) y uno de la AP-2 (Zaragoza-Mediterráneo). Varios de estos tramos están también entre los más transitados de España. La AP-7 supone la entrada más importante desde Francia hacia el arco mediterráneo, un eje con mucho turismo y actividad económica, lo que convierte esta autopista en un filón para Abertis.

Acesa nació en 1967 con la primera autopista de peaje de España, que unía Montgat y Mataró, en Barcelona

Acesa es la concesionaria de autopistas de peaje más antigua de España. Nació en 1967 y dos años más tarde inauguró el primer tramo con peajes del país, entre Montgat y Mataró —autopista que ya no forma parte de Acesa—. Unos años más tarde inauguró el primer tramo de la AP-7, entre La Junquera y Salou. En 2002, La Caixa, que era su propietaria, la fusionó con Aurea, creando Abertis.

Antes que Acesa, la concesionaria de Abertis que desaparecerá será Aumar, este 31 de diciembre si no hay sorpresas. Es la segunda más rentable en España y en 2018 obtuvo unos beneficios de 165,4 millones de euros. Aumar gestiona 468 kilómetros del resto de la AP-7, entre Tarragona y Alicante y la AP-4 entre Sevilla y Cádiz. Su tráfico también se encuentra entre los más altos de España en cuanto a autopista de peaje se refiere.

Aumar perderá la concesión a final de este año aunque probablemente Fomento tenga que resolver el mantenimiento con un contrato de emergencia que podría firmar con la propia Abertis. Acesa, en agosto de 2021. Entre ambas, suman el 28% del beneficio de Abertis en 2018, pero si restamos del perímetro Hispasat, vendida este año, el porcentaje roza el 30%.

El hachazo de Pedro Sánchez y José Luis Ábalos a los beneficios de Florentino Pérez (ACS) y los Benetton (Atlantia), con datos de 2018, sería de más de 473 millones de euros. Pero va al alza, y de hecho, el negocio de Abertis en España está creciendo en 2019 un 10%, con lo que el impacto estimado supera los 500 millones. En cualquier caso, sería una parte en 2019, otra en 2021 y la totalidad no se notaría hasta 2022.

Los concursos de Acesa y Aumar, a dos velocidades

El Gobierno publicó recientemente la licitación del estudio de tráfico en las vías de Acesa en el futuro, sin peajes, como paso previo a licitar el mantenimiento de la vía. Lo hizo con 22 meses de antelación, lo que llama la atención por los precedentes y porque el ejecutivo de Sánchez está en funciones y tenía margen para esperar a después de las elecciones y una hipotética sesión de investidura.

En cuanto a los precedentes, Abertis no necesita echarle mucha imaginación. Está sufriendo un retraso con Aumar. A menos de dos meses del fin de la concesión, Fomento no ha licitado el mantenimiento a partir del 1 de enero, solo el estudio previo de tráfico, por lo que no va a llegar a tiempo pese a las palabras del ministro Ábalos hace pocas semanas. Lo más probable es que tenga que resolverlo con un contrato de emergencia.

Mientras tanto, Abertis ya ha presentado un ERE para parte de la plantilla de Aumar: 140 personas sobre un total de 297. El pasado jueves 31 de octubre se constituyó la mesa del ERE entre la empresa y los sindicatos y esta semana está previsto que empiecen a negociar las condiciones. Lo que no está claro es si la cifra casa con el número de empleados subrogables que maneja Fomento, algo que por ahora no se conoce por el retraso del concurso.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad