Imagen corporativa de Telxius. Fuente:Youtube

KKR exprime su aventura con Telefónica en Telxius: 290M en dividendos

stop

El fondo estadounidense, con un 40% de Telxius, distribuye los beneficios del negocio de las torres a su sociedad luxemburguesa

Madrid, 08 de septiembre de 2020 (04:55 CET)

Con el negocio residencial estancado en ingresos, toca mirar hacia el de las torres. Telefónica hace años que vio que debía potenciar esta división ante la incesante necesidad de acometer inversiones como las del 5G. Así, con la esperanza de reducir costes de despliegue de redes, la operadora montó Telxius y encontró como socio principal al gigante Kohlberg Kravis Roberts, conocido por las siglas KKR. El resultado de esta aventura para el fondo estadounidense es más que positivo: suma 287 millones de euros en dividendos y ha recuperado una quinta parte de su primera inversión.

Así lo prueban los últimos resultados que los socios de Telefónica han presentado en Luxemburgo, donde tienen armada su estructura societaria en varias mercantiles para canalizar las inversiones que llevan a cabo en Europa. La documentación consultada por Economía Digital revela que el último año KKR se embolsó cerca de 70 millones de euros desde Telxius Telecom SA.

Las cifras ponen de manifiesto otro hecho relevante. La entrada de KKR en Telxius se llevó a cabo por 1.275 millones de euros, lo que significaría que la firma de inversión extranjera habría recuperado el 22% de lo depositado gracias a su retribución como accionista. Los estadounidenses han sacado la chequera en España, tanto en otras inversiones de infraestructuras (Acciona), como de telecomunicaciones (opa a MásMóvil).

La alianza entre el fondo con sede en Nueva York y Telefónica sumó también a Pontegadea, la inmobiliaria de Amancio Ortega, dueño de Inditex. La estructura accionarial se reparte de la siguiente forma: los estadounidenses suman un 40% del capital social y los españoles se reparten el resto en el holding Pontel Participaciones SL, donde la operadora tiene el 50,01% y el casi 10% restante es para el empresario gallego.

El porqué del 'boom' de las torres

Las torres son el nuevo negocio para los operadores de telefonía. Es la oportunidad para rentabilizar a corto plazo estos activos con la venta a gestoras independientes. No es un fenómeno nuevo, pues en Estados Unidos ya lleva tiempo sucediendo, con gigantes AT&T o Verizon vendiendo su infraestructura fija a firmas como American Tower

En el sector ven estos movimientos como un win-win. Los gestores de torres se convierten en un jugador neutral y a la vez en el casero de las operadoras durante mucho tiempo. A ello se suma que la evolución de la tecnología permite ahora que la misma torre sea utilizada por varias compañías y no por una sola. Las telecos, por su parte, ya no dependen tanto de estos activos porque la cobertura ha dejado de ser un servicio diferencial  — el negocio está ahora en los datos y no en la voz — , por lo que ahorran costes y, en casos como el de Telefónica, aligeran su abultada deuda.

Así, el potencial de Telxius ha ido creciendo desde 2017. Con el 80% de su negocio en Europa y el 20% restante en Latinoamérica, la compañía opera ya con un portfolio de casi 30.000 torres de telecomunicaciones en seis países (España, Alemania, Brasil, Chile, Perú y Argentina) y gestiona una red internacional con aproximadamente 65.000 kilómetros de fibra óptica submarina.  

Ambos negocios, defiende Telefónica, "se benefician de un atractivo perfil de crecimiento en sus mercados clave", porque tanto el uso de los datos móviles como la demanda de una conectividad a internet están creciendo rápidamente, particularmente en España y Latinoamérica.

Orange, Cellnex y Vodafone también se mueven

El resto de players globales también ha visto negocio en sus torres y han elaborado su hoja de ruta. La de Vodafone no pasa por la venta directa, sino por segregar todos sus activos en su filial Tower Co (incluye las 9.000 torres que tiene en España) y sacarla a bolsa en el arranque del próximo ejercicio.

La francesa Orange, la segunda empresa de telecomunicaciones en España por volumen de negocio, también quiere sacar tajada. El pasado año, poco después de que su consejero delegado, Stéphane Richard, se mostrara en una conferencia en Nueva York abierto a la transferencia de estos activos, hizo lo propio: transfirió 1.500 torres a Cellnex por un valor cercano a los 260 millones de euros.

Y es que no hay que perder nunca de vista a la torrera española. Ha sido el valor estrella del IBEX durante 2019 precisamente porque los inversores han respaldado su visión de negocio con la compra de estos activos. La compañía presidida por Tobías Martínez no ha dejado de salir compras por las plazas europeas en lo que va de año. Uno de estos ejemplos fue su entrada en Irlanda tras firmar la compra Cignal, en una operación que se tradujo en la adquisición de 546 torres de móvil por 210 millones de euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad