Hipotecas: requisitos para que las rentas de clase media accedan a las ayudas del Gobierno

Te contamos cuáles son los tres requisitos principales que hay que cumplir para acceder a las ayudas hipotecarias del Gobierno

La Ministra de Economía, Nadia Calviño. EFE/ Sergio Pérez

En época de crisis cualquier ayuda es buena. La vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño se comprometió a sacar adelante antes de que acabara el año las ayudas a hipotecados y la nueva autoridad de protección del cliente financiero. Pese a las críticas de la banca, finalmente, el Consejo de Ministros aprobó este martes un paquete de medidas para aliviar la carga hipotecaria a familias vulnerables o en riesgo de vulnerabilidad por la subida del euríbor.

En concreto, el paquete de medidas se actuará en tres vías: se mejora el tratamiento de las familias vulnerables, se abre un nuevo marco de actuación temporal para familias en riesgo de vulnerabilidad y se adoptan mejoras para facilitar la amortización anticipada de los créditos y la conversión de las hipotecas a tipo fijo.

Hipoteca.
Venta de una vivienda. Pixabay.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó este jueves el Código de Buenas Prácticas para deudores hipotecarios en riesgo de vulnerabilidad. En este documento queda detallado cuáles son los requisitos para que las rentas de clase media puedan acogerse a estas medidas. A continuación explicamos en qué consisten los tres principales:

1. Deudores en riesgo de vulnerabilidad: ¿quiénes son?

La primera pregunta que se plantean los interesados es cuándo se considera que un deudor esta en riesgo de vulnerabilidad. El primer aspecto a tener en cuenta son los ingresos que suman todos los miembros de la unidad familiar: no pueden superar el límite de 3,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) anual de catorce pagas. Es decir, los 29.400 euros anuales.

Hay dos casos en los que este límite del IPREM puede aumentar:

  • Asciende a 4,5 veces si uno de los miembros de la unidad familiar tiene una discapacidad superior al 33%, una situación de dependencia o una enfermedad que le incapacite de forma permanente para realizar una actividad laboral
  • Sube a 5,5 veces si el deudor hipotecario es una persona con parálisis cerebral, con enfermedad mental, con discapacidad intelectual igual o superior al 33%, con discapacidad física o sensorial igual o superior al 65% o con enfermedad grave que incapacite acreditadamente a él o a su cuidador para realizar una actividad laboral.

2. Más carga hipotecaria en los últimos cuatro años

El segundo requisito consiste en que que la unidad familiar haya visto incrementado su esfuerzo de acceso a la vivienda -es decir, una mayor carga hipotecaria sobre la renta familiar- en al menos 1,2 veces en los cuatro años anteriores al momento de la solicitud. Otra opción es que hayan sobrevivido durante este período en circunstancias familiares de especial vulnerabilidad.

Vivienda. Imagen: Pixabay.

3. Cuota superior al 30% de los ingresos

Finalmente, para que las familias puedan aliviar su carga hipotecaria con las ayudas del Gobierno, su cuota no puede ser superior al 30% de los ingresos netos que perciba el conjunto de los miembros de la unidad familiar.