Unicaja quiere recortar el salario de la plantilla de Liberbank tras la fusión

El banco malagueño quiere cambiar el horario de una parte de la plantilla y que ciertos grupos aumenten la jornada de trabajo cobrando el mismo sueldo

El presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga y el consejero delegado, Manuel Menéndez cierran la fusión.

Unicaja ha presentado este miércoles a los sindicatos su propuesta de homologación laboral en el contexto de la negociación del ERE. El banco malagueño ha propuesto un recorte salarial y de beneficios sociales que afectará a la plantilla de Liberbank, entidad que ha absorbido tras la fusión.

Entre otras cosas ha planteado que los trabajadores tengan una jornada laboral atípica, en los horarios donde no están abiertas las oficinas, y esto afectaría al 15% de la plantilla, según fuentes sindicales. Además, el banco ha revelado que si las condiciones de un trabajador de Liberbank están por encima de las de uno de Unicaja, no se homologa, «es más, se las quitan» y en las que este Liberbank por debajo, o no se homologan o se dan 5 años para unificarlas.  

También, han planteado que ciertos grupos aumenten la jornada de trabajo cobrando el mismo salario. Todas estas propuestas han sido rechazadas por toda la representación laboral, según explican, porque no se trata de una propuesta a coste cero como se había anunciado, sino de «ahorro de costes» y estos ya se van a conseguir con las salidas, si bien, la entidad pretende reducir la plantilla en más de 1.500 personas y también reducir la red de oficinas.

El sindicato mayoritario, CCOO, ha pedido al banco que todas las salidas sean voluntarias y para ello insta a Unicaja a mejorar su oferta económica, ampliar los plazos de aplicación del ERE y reducir el número de excedentes con medidas de flexibilidad interna que permitan el trabajo a distancia, la internalización de trabajos y la rotación a otras empresas del grupo. Igualmente, insisten en que se eviten los traslados y la movilidad forzosa.

Según revelan, seguirán trabajando para alcanzar un acuerdo, pero si la contraparte no responde «acudirán a la Audiencia Nacional para defender a la plantilla». Las próxima reuniones se celebrarán la semana que viene, en concreto los días 16 y 17 de noviembre.

Asimismo, toda la representación sindical ha convocado una movilización en Málaga el día 16 por la tarde, y para los días 26 de noviembre y 1 de diciembre hay previsión de huelga general, la primera en la historia del banco.

Los sindicatos Sumat+T, CIC, CSIF y UGT han aprovechado para denunciar «presiones» de mandos intermedios sobre la plantilla, a quienes se les está sondeando sobre su participación en las movilizaciones que hay convocadas. Los mismos recuerdan que la huelga es «un derecho fundamental».