Las hipotecas cambian en España. Fuente: Pxhere

La nueva ley encarece las hipotecas: los datos que lo demuestran

stop

El Banco de España alerta de que con la nueva ley se ha encarecido el tipo de interés medio de las hipotecas en 30 puntos básicos

Madrid, 27 de junio de 2019 (13:36 CET)

Aunque ya se venía rumoreando, el Banco de España lo ha constatado este jueves: las hipotecas son más caras con la nueva ley. Así, la entrada en vigor de la nueva norma ha traído consigo un encarecimiento del tipo de interés medio aplicado a los nuevos préstamos hipotecarios de 30 puntos básicos, hasta el entorno del 2,4%, entre septiembre de 2018 y abril de 2019.

"En los últimos meses, el coste de la financiación bancaria ha continuado en niveles reducidos en la mayoría de los segmentos. No obstante, entre septiembre de 2018 y abril de este año, los tipos de interés medios aplicados a los nuevos préstamos para la compra de vivienda han aumentado en 30 puntos básicos", dice el documento del organismo supervisor.

El Banco de España alerta que estas subidas no han ocurrido en otros segmentos ni en la compraventa de viviendas de otros países del entorno, por lo que determina que "podría estar relacionado" con los cambios legislativos introducidos en los últimos meses en materia de crédito inmobiliario y de compra de vivienda.

S&P y Moody's ya habían alertado a Pedro Sánchez del encarecimiento de las hipotecas con la nueva ley

Los organismos y agencias de calificación como S&P y Moody's ya habían alertado al Ejecutivo de Pedro Sánchez de que trasladar los costes hipotecarios a la banca encarecería las hipotecas, ya que se esperaba que las entidades traspasaran este coste a los clientes.

Sin embargo el Gobierno siguió adelante e introdujo por decreto Ley los cambios sobre quién paga los gastos, que luego fueron refrendados en una nueva ley de crédito inmobiliario que aprobó el Congreso en febrero.

A raíz de esta norma, la banca se hace cargo de todos los gastos de constitución de la hipoteca -como el polémico impuesto sobre los Actos Jurídicos Documentados (AJD), la escritura de la hipoteca, la gestoría, el registro y el arancel notarial- menos el de tasación, que corre a cargo del cliente.

Más caras pero más seguras

Así, por la parte de los bancos, la nueva ley hipotecaria supone que se hagan cargo de más gastos. En el caso de los clientes, se otorga más transparencia y más tiempo para evitar un desahucio, pero los préstamos, como ha alertado el Banco de España, serán más caros y más difícil de acceder para las rentas bajas y los jóvenes.

No obstante, el objetivo principal de esta norma es que los clientes estén más protegidos e informados y, con ello, evitar casos y litigios a la banca como los de las cláusulas abusivas, que han llenado los juzgados en los últimos años. De hecho, entre otras medidas, se eliminan las cláusulas suelo.

En el aspecto de transparencia, se incluyen los productos vinculados, es decir, aquellos seguros, planes de pensiones  o cualquier otro producto financiero que ofrecen los bancos. La normativa prohíbe las ventas vinculadas por lo que los bancos no pueden obligar al cliente a contratar otros productos para poder acceder a sus hipotecas.

Los clientes también se beneficiarán de mejores condiciones ​cuando quieran amortizar su hipoteca, es decir, pagar una cantidad en un momento puntual para reducir el tiempo que queda de hipoteca o la cuota que pagan mensualmente.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad