Alcoa asegura que San Cibrao sigue en pérdidas a pesar de la remontada del grupo

Alcoa continúa las negociaciones con el Gobierno por la planta de Cervo mientras la CIG critica que el Ejecutivo ni siquiera haya respondido a las condiciones de venta

Protesta de trabajadores de Alcoa en San Cibrao. Europa Press

Protesta de trabajadores de Alcoa en San Cibrao. Europa Press

Mientras negocia con el Gobierno central el futuro de San Cibrao, Alcoa recupera lustre. La multinacional aluminera cerró un primer trimestre del año con cifras récord. Tanto en beneficios como en ingresos firmó sus resultados trimestrales más altos desde 2018. La corporación cerró su arranque de año con un beneficio de 146 millones de euros, un 119% más. No obstante, y según apunta Europa Press, fuentes de la empresa en España subrayan que su previsión sigue siendo que la planta de Lugo tenga pérdidas en el conjunto de 2021. También aseguran que se anotó números rojos en este primer trimestre.

En cualquier caso, la multinacional prosigue con sus negociaciones con el Gobierno central para el traspaso de la factoría siendo uno de los principales escollos la cláusula de indemnidad que solicita la multinacional y que la blindaría ante futuras reclamaciones y demandas. También sigue en el aire el nombre del futuro comprador de la factoría de aluminio primario, en caso de que la SEPI se haga con la planta, tras las dudas suscitadas alrededor de Liberty House por la quiebra de su principal financiador, Greensill.

Semana de reuniones

El comité de empresa de San Cibrao ha sido convocado a una reunión con el vicepresidente económico de la Xunta, Francisco Conde, el próximo lunes, a las 10.00 horas, al arranque de una semana en la que la compañía informará sobre el proceso de venta.

El 30 de abril concluye el plazo que se dieron la multinacional y los representantes de los trabajadores para que materializase la operación, después de unas negociaciones frustradas durante el año 2020.

Ambas partes también acordaron que la firma daría información sobre el proceso al menos una vez al mes, y la última cita para ello fue la transcurrida durante el pasado 22 de marzo, sin avances significativos.

Condiciones de venta

Por su parte, el sindicato CIG, a menos de 15 días de ese 30 de abril, lamenta que «no se ve ningún avance en las intenciones del Gobierno de adquirir la fábrica». «Ni siquiera respondió a las condiciones de venta presentadas por Alcoa en febrero, paso inicial de la negociación», le recrimina.

Por eso, ve «necesario recordarle al Gobierno su obligación de defender a la industria» y considera que «la mejor manera de hacerlo es movilizándose». En el seno del comité de empresa ya trasladó varias propuestas y ahora reitera su «flexibilidad» para la fecha de estas protestas, pero insiste en que sea «antes del 30 de abril».

En lo tocante a los beneficios del primer trimestre, a su juicio «no hacen más que confirmar» la viabilidad del complejo de Cervo. En este sentido, la central añade que «a poco que se regule» en España el precio de la energía, hoy en día «inestable y nada competitivo», ello «garantizará el futuro con o sin Alcoa».