Alcoa San Cibrao y Alu Ibérica dicen adiós a las ayudas millonarias de Reyes Maroto por el CO2

Industria acaba de adjudicar 179 millones en ayudas al CO2 para la gran industria. El Gobierno desestimó la solicitud de Aluminio Español. Tampoco hay partida para Alu Ibérica, aunque sí para la planta de alúmina de A Mariña, además de Megasa y Xeal

La ministra de Industria Comercio y Turismo, Reyes Maroto, durante una visita a la planta de Mercedes Benz. Foto: Efe/Jon Rodriguez Bilbao

La ministra de Industria Comercio y Turismo, Reyes Maroto, durante una visita a la planta de Mercedes Benz. Foto: Efe/Jon Rodriguez Bilbao

El Ministerio de Industria de Reyes Maroto acaba de adjudicar de manera definitiva 179 millones de euros en subvenciones a grandes empresas dentro de las ayudas relativas al mecanismo de costes de emisiones indirectas de gases de efecto invernadero. Hace unos días, el Gobierno central anunció que había aprobado 210 solicitudes correspondientes a 170 compañías (algunas con varias instalaciones) y atendido el 93% de los requerimientos. Destacaba la comunicación institucional que 12,5 millones habían ido a parar a firmas radicadas en la comunidad gallega. Sin embargo, y atendiendo al desglose de la partida, recientemente publicado, ni la factoría de aluminio primario de Alcoa en San Cibrao ni la planta de Alu Ibérica en A Coruña (tampoco la de Avilés) percibirán compensación alguna (está previsto que los pagos correspondientes a 2020 se realicen en diciembre).

La resolución ministerial indica, de hecho, que “desestimó” las solicitudes de dos industrias: Valoritzacions Agroramaderes les Garrigues, S.L y Aluminio Español, la sociedad que gestiona la planta de San Cibrao, objeto de un profundo conflicto que arrancó el año pasado, con la intención de Alcoa de acometer un ERE para más de medio millar de trabajadores. El expediente de regulación de empleo fue tumbado por la justicia aunque la crisis continúa en un escenario enrocado en el que el Gobierno insiste en que la multinacional americana debe vender directamente a un comprador solvente y la multinacional americana argumenta que no es viable hacerlo si antes la administración pública no activa mecanismos que rebajen la ingente factura eléctrica de la factoría, la mayor consumidora unitaria de energía del país. En esta tesitura, la plantilla mantiene una huelga indefinida a la vez que demanda la intervención del Estado vía Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

Ayudas para la planta de alúmina

En la resolución de concesiones consultada por Economía Digital Galicia (firmada el 11 de este mes) sí figura, no obstante, una subvención de casi 3,4 millones de euros para Alúmina Española, la sociedad que sostiene la planta de alúmina de San Cibrao, sobre la que nunca ha pesado amenaza de ERE.

Que Aluminio Española se quedase fuera del reparto de ayudas del Gobierno era algo plausible, si se tiene en cuenta que, en la actualidad, ya le reclama unos 34 millones de euros por este concepto. Lo especifica la propia Alcoa en su última comunicación trimestral a la SEC, el equivalente americano a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La corporación industrial indica que en junio de este año, el Ministerio de Industria inició el proceso para solicitar el reembolso de esta cantidad ligada a “créditos de compensación de C02 relacionados con los ejercicios 2018 y 2019, que estaban sujetos a una disposición a tres años basada en operaciones y empleo continuos”, explica.

Reclamaciones de Industria

Tal y como, en su momento, confirmó Industria a este medio, la solicitud de devolución está directamente relacionada con la decisión de Alcoa de iniciar un ERE en San Cibrao. No obstante, la multinacional ya expone en la memoria presentada ante el regulador americano que discrepa de los motivos de la reclamación “ya que no se concluyó el proceso de despido colectivo y se mantiene el funcionamiento y el empleo en San Cibrao”, motivo por el cual habría presentado un “recurso de apelación”. Actualmente, la planta de aluminio primario de A Mariña sigue produciendo, si bien, debido a la huelga, el material no sale de la factoría.

En el citado documento también añadía la multinacional que “además, y debido a las mismas circunstancias, Alcoa no recibió los créditos de compensación de CO2 ganados en 2020”. El año pasado, el Gobierno estimó que la planta de aluminio primario de Alcoa en San Cibrao podría recibir una compensación que llegaría a los 8,9 millones de euros, si bien, para ello, debía justificar una serie de requerimientos necesarios para recibir las ayudas.

Alu Ibérica

En esta última resolución de concesiones de Industria tampoco figuran compensaciones para las plantas de Alu Ibérica en A Coruña y Avilés. Y eso que en la resolución de adjudicaciones del pasado año, firmada en diciembre de 2020, sí que había una partida para ambas plantas: algo más de 340.000 euros para la factoría asturiana y de cerca de 300.000 para la herculina. Sin embargo, ambas plantas están paralizadas en estos momentos, precipitándose al concurso y bajo la intervención de un administrador judicial. Todo ello en mitad de una investigación de la Audiencia Nacional sobre una presunta descapitalización fraudulenta por parte de sus actuales propietarios, Grupo Industrial Riesgo, que adquirió los activos al fondo Parter (Alcoa se los traspasó en 2019).

Hay que tener en cuenta además que, según publicó a finales de octubre El Comercio, entre marzo y junio de este año, los dueños de las antiguas plantas de Alcoa en A Coruña y Avilés se habrían embolsado 8,9 millones de euros con la venta de sus derechos de emisión de dióxido de carbono. La Nueva España asegura, por su parte, que el Ministerio de Industria reclama ahora a Alu Ibérica unos 20 millones de euros en subvenciones por CO2 concedidas entre 2017 y 2020.

De Xeal a Megasa

Además de los 3,4 millones de euros concedidos a la planta de alúmina de A Mariña, la resolución del ministerio de Reyes Maroto también contempla una ayuda de 1,16 millones para la factoría de Xeal en Cee y otra de 2,3 millones para la de Dumbría. También se acercaría a los tres millones de euros la cantidad destinada a la fábrica de Ferroatlántica en Sabón, mientras que Celsa Atlantic, sociedad que posee la siderúrgica del grupo de la familia Rubiralta en A Laracha, recibiría una compensación de 528.000 euros.

Como en otras ocasiones, Megasa Siderúrgica, el gigante de los hermanos Freire Arteta con base de operaciones en Narón, ha resultado adjudicataria de esta línea de ayudas del Gobierno, en esta ocasión por importe de 2,17 millones de euros. Su factoría de Zaragoza, Megasider, se quedaría con algo más de 2,6 millones.