Amargo final de Josefina Fernández en DomusVi: pérdidas millonarias y el caos en las residencias fuerzan su relevo

El grupo de residencias, en el foco de la polémica durante la crisis del coronavirus por las muertes de usuarios y con unas pérdidas de más de 40 millones de euros en 2020, releva a Josefina Fernández como CEO

La ex consejera delegada de DomusVi, Josefina Fernández, al lado del nuevo CEO, José María Pena

La ex consejera delegada de DomusVi, Josefina Fernández, al lado del nuevo CEO, José María Pena

“Una vez llevada la compañía hasta alcanzar su liderazgo en el sector del cuidado de las personas mayores, ahora estoy encantada de asumir esta nueva posición estratégica con el fin de continuar trabajando en la visibilidad y la representación institucional de DomusVi en España, convencida de que es lo mejor para la compañía”. Son las palabras de Josefina Fernández Miguélez, hasta esta semana consejera delegada del mayor grupo de residencias para mayores en España. Chefi, como es conocida en su círculo cercano, llevaba 21 años en el cargo, en el que se mantuvo a pesar de los distintos cambios accionariales que se sucedieron en la antigua Geriatros, nacida bajo el paraguas de la Caixanova de Julio Fernández Gayoso. El grupo de origen gallego y ahora con base de operaciones en Francia, propiedad mayoritaria del fondo Intermediate Capital Group (ICG) e Yves Journel, anunció este jueves el relevo de la conocida ejecutiva y también accionista de la compañía, que es apartada del cargo de CEO para pasar a asumir el puesto de “presidenta institucional”.

Distintas fuentes consultadas por Economía Digital Galicia relacionan el cambio de rol de Fernández Miguélez, que abandona tareas ejecutivas para asumir un cargo de representación institucional, como “una consecuencia de la crisis reputacional y financiera” en la que se sumió el grupo el año de la pandemia.

Una veintena de residencias intervenidas

Y es que la expansión del coronavirus en sus residencias forzó la intervención de casi una veintena de ellas durante el pico de la pandemia. La administración autonómica de Baleares tomó las riendas cinco de sus siete centros de mayores en la comunidad, uno más que en Galicia, donde siguieron el mismo camino cuatro (Barreiros, Moaña, Outeiro de Rei y Ribadumia) sobre un total de 30, mientras que en la Comunidad Valenciana se tomaban idénticas medidas en tres de sus 12 instalaciones para la tercera edad.

Los brotes por coronavirus en las residencias de DomusVi se saldaron con la muerte de al menos 2.000 usuarios y desataron un reguero de investigaciones por parte de la Fiscalía para determinar si hubo responsabilidad directa por parte de los gestores en la expansión del Covid-19 en sus instalaciones.

Bajo la lupa de la Fiscalía

Estas pesquisas que se extendieron por toda España ponían la lupa sobre cinco residencias en Galicia. Entre ellas estaban las propias residencias de DomusVi en Cangas do Morrazo y Chantada, que fueron objeto de una investigación que posteriormente se archivó por la falta de indicios de delito, aunque los líos en el caso de esta última han acabado llegando a los tribunales.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Chantada abrió diligencias el pasado mes de mayo contra la directora de la residencia de DomusVi en el municipio lucense tras la denuncia del presidente de la Federación Galega de Asociacións de Familiares e Usuarias de Residencias de Galicia (REDE), Paulino Campos, ante una supuesta «agresión, amenazas y coacciones» a uno de los usuarios, unos hechos que desde DomusVi niegan y que tacharon de “totalmente infundados, distorsionados y no responden a la realidad”. Con esta denuncia como telón de fondo, el centro de DomusVi en Chantada vuelve a estar bajo los focos después de aglutinar a nueve de cada diez usuarios de residencias contagiados en Galicia. Los últimos datos de la Xunta cifran en 59 el número de casos que permanecen activos en las instalaciones de DomusVi en el municipio lucense sobre un total de 63 positivos en el conjunto de residencias de mayores de toda Galicia.

La vacunación de Josefina Fernández

Al golpe reputacional por la gestión de sus residencias se sumó posteriormente la controvertida vacunación de la propia Josefina Fernández. La consejera delegada de DomusVi recibió la primera dosis de la vacuna a comienzos de enero, apenas dos semanas después de que se iniciase la campaña de inmunización, lo que desató una tormenta política ante la que el propio presidente de la Xunta tuvo que salir al paso.

Alberto Núñez Feijóo justificó la inmunización de la consejera delegada de DomusVi tras alegar que todos los directores de residencias habían sido vacunados y que, en el caso de Josefina Fernández, se había acreditado su «relación» habitual con usuarios de sus residencias en toda España. Estas explicaciones no convencieron a la oposición, que definió este proceso como «irregular» y como una bofetada a la dignidad de los gallegos y las gallegas» al considerar que la Xunta había dado prioridad a la consejera delegada de DomusVi por sus vínculos con el propio presidente gallego.

Su cuenta de resultados se tiñe de rojo

Las turbulencias de DomusVi en el año del Covid-19 se trasladaron también a su cuenta de resultados. En concreto, la antigua Geriatros dio carpetazo al año 2020 (el último completo con Josefina Fernández al frente) con unas pérdidas por valor de 43,8 millones de euros. Estas cifras contrastan con los 19,5 millones de euros que la firma se anotó como resultado antes de impuestos en 2019, ejercicio en el que facturó 619,6 millones de euros, apenas 0,7 millones más que en un 2020 marcado por la pandemia.

Con los ingresos estancados, el mayor grupo de residencias de toda España vio lastrado su resultado por el aumento en los gastos de personal. La compañía disparó el número de trabajadores en nómina desde los 22.527 que contabilizaba al cierre de 2019 hasta los 24.789 con los que dio carpetazo a 2020, un incremento que se produjo después de que asociaciones como REDE denunciasen “falta de personal” varios de los centros intervenidos en Galicia (Barreiros, Moaña, Outeiro de Rei y Ribadumia).

Un relevo comentado

La noticia del relevo de Josefina Fernández circulaba en distintos ámbitos sanitarios e institucionales desde hace días, aunque la compañía lo desmintió hasta el anuncio oficial, producido en la tarde de este jueves. Antes del mismo, este medio se puso en contacto con fuentes oficiales del grupo sanitario para preguntar acerca del posible relevo de la ejecutiva como CEO. En una primera comunicación, el grupo negó el cese para, posteriormente, indicar que informarían a lo largo de la tarde de novedades en el grupo, sin aclarar si estas estaban relacionadas o no con el relevo de la directiva.

El comunicado de DomusVi enmarca el relevo de Fernández Miguélez como CEO debido a que la empresa “abre un nuevo ciclo de crecimiento y transformación tanto en Europa como en América Latina, para afrontar el reto demográfico del envejecimiento y seguir trabajando para preservar el bienestar y la vitalidad de las personas mayores”. Así, para desarrollar, el nuevo plan estratégico “Domus2025”, el grupo indica que “incorpora nuevo talento y refuerza su equipo directivo nombrando a José María Pena como nuevo consejero delegado”, mientras que Fernández pasa a ocupar el cargo de “presidenta institucional”.

“DomusVi quiere agradecer a Josefina Fernández los grandes logros conseguidos por la empresa durante los últimos 20 años, habiendo hecho crecer DomusVi hasta llegar a ser la empresa líder del sector y va a continuar su misión, ahora como presidenta institucional”, indica el comunicado oficial de la compañía, que añade que esta “compartirá su dilatada experiencia y conocimientos con el nuevo consejero delegado, a quien asesorará y acompañará en este nuevo proyecto”.

Superviviente de distintas ventas

Fernández Miguélez es apartada del puesto de CEO de la compañía, pero se mantiene dentro de un grupo en el que es accionista (se le atribuye alrededor de un 1%). Lo cierto es que la directiva permaneció al frente en las distintas etapas de la empresa, que fue cambiando de manos desde su nacimiento. De Caixanova a PAI Partners y posteriormente a Intermediate Capital Group. En la actualidad, el accionista único de DomusVi es HomeVi SAS, cuyo domicilio fiscal está en Francia, siendo la última sociedad dominante Kervita SAS, en la que, según Infolibre, confluirían los tres grupos de accionistas sobre los que se sustenta DomusVi: el fondo de capital privado ICG, la compañía francesa SIDVH y los principales ejecutivos del grupo de residencias.