Botín para Pharma Mar: su caja triplica lo ganado con Zeltia y Xylazel

La biotecnológica de origen gallego cuenta con 161,3 millones de euros en caja que le abren la puerta a lanzarse a la compra de empresas

Pharma Mar ha logrado dar un giro de 180 grados en apenas un año y medio. Si en junio de 2019 la firma se veía obligada a desprenderse de su último activo en Galicia (Zelnova-Zeltia) para inyectar una liquidez necesaria para sostener sus programas de investigación y desarrollo (I+D), ahora por el contrario, la empresa cuenta con su propio banco para lanzarse hacia hipotéticas adquisiciones.

La compañía capitaneada por José María Fernández de Sousa cerró el tercer trimestre del año con una posición neta de caja por valor de 161,32 millones de euros, unos números que contrastan con la deuda neta de 60,8 millones de euros que presentaba al término de septiembre de 2019. 

Apuesta ganadora con la oncología

Esta cantidad casi triplica a los 55,2 millones que obtuvo con las ventas de sus dos últimas empresas ajenas a los segmentos de oncología o diagnóstico (Genómica). Se trata de Xylazel, con sede en O Porriño y especializada en pinturas y barnices, que fue vendida por 21,8 millones de euros a la holandesa Akzo Nobel, así como de Zelnova-Zeltia (fabricante de insecticidas, ambientadores y productos de cuidados personales), que fue vendida a Allentia Invest y Safoles. Estas dos sociedades participadas directa e indirectamente, entre otros, por el propio vicepresidente de Pharma Mar, Pedro Fernández Puentes, desembolsaron 33,4 millones de euros por el último activo de Pharma Mar, a la que su all in por el negocio de la oncología le ha dado sus frutos.

Y es que la biotecnológica de origen gallego ha logrado hacerse con esta posición de caja gracias a la inyección económica que ha supuesto su contrato milmillonario en Estados Unidos con su tratamiento contra el cáncer de pulmón microcítico. Pharma Mar se embolsó 200 millones de dólares como pago inicial por parte de su socio Jazz Pharmaceuticals y otros 100 millones tras lograr la aprobación acelerada por parte del regulador americano (la FDA).

A estas cantidades se sumarán otros 150 millones de dólares que recibiría de parte de la compañía encargada de comercializar el fármaco en Estados Unidos en el momento en que este reciba la aprobación definitiva de la FDA, así como otros 550 millones de dólares en función del cumplimiento de hitos comerciales. El flujo dei ingresos se completa con los royalties de entre el 10% y el 30% sobre las ventas que Jazz Pharmaceuticals coseche con el fármaco Zepzelca en Estados Unidos (ha facturado 32 millones en sus tres primeros meses en el mercado). 

¿A la compra de empresas?

Con sus necesidades de I+D colmadas (dedica unos 50 millones anuales a esta partida) el desbloqueo de estos nuevos pagos podría dar un nuevo empujón a la posición de caja de Pharma Mar. La compañía pesar de quedarse a distancia de la líder de la bolsa española (Inditex, que suma un balance positivo de 6.486 millones de euros por este concepto), le dan margen como para lanzarse a la compra de empresas.

 

El propio José María Fernández de Sousa aludió a esta posibilidad durante la junta general de accionistas de junio. El empresario gallego recalcó que la “intención de cotizar en el Nasdaq sigue vigente» y deslizó la opción de hacerlo mediante la compra de una empresa que ya se encuentre presente en el índice estadounidense. “Tenemos que ver cuál es la mejor oportunidad”, explicó, antes de revelar que «tenemos mucho dinero y tenemos que saber cómo emplearlo» y dejar la puerta abierta a licenciar fármacos de terceros.