Cobre de San Rafael culmina la limpieza del Portapego

Con una inversión de 1,9 millones, el proyecto forma parte del proceso de saneamiento de las aguas de la antigua mina de Touro que asumió Cobre de San Rafael, la minera que pretende reactivar la explotación

Trabajos de limpieza en el arroyo Portapego

Trabajos de limpieza en el arroyo Portapego

Cobre de San Rafael, la compañía que quiere reactivar la mina de Touro, ha culminado la limpieza y recuperación del Portapego, cauce fluvial que nace bajo el antiguo depósito de estériles mineros. La actuación se enmarca en el proyecto integral de restauración de aguas de la antigua mina, que cuenta con un presupuesto de 1,9 millones. El plan está diseñado para dar respuesta a la demanda social de solucionar los pasivos ambientales heredados de la antigua explotación.

El objetivo de las actuaciones fue sanear las aguas en contacto con el complejo minero histórico, restituyendo su estado natural. Tras factores vertebran el proyecto: evitar que el agua entre en contacto con los minerales acumulados, para lo que se construyó un nuevo sistema de canales; construir una planta de tratamiento para acondicionar las aguas; y limpiar las zonas del cauce afectadas por el arrastre de materiales mineros durante los últimos años.

Vista previa de imagen

Esta última actuación es la que finalizó ahora con la limpieza de la cabecera del Portapego. Gracias a que las aguas de la cabecera estarán limpias por la planta de tratamiento, se recuperará el estado natural del curso a su paso por el núcleo de población.

Los trabajos consistieron en la retirada de lodos arrastrados por las aguas y depositados en el lecho fluvial. El proceso se prolongó durante varias semanas y requirió de maquinaria especializada, como camiones aspiradores o una retroescavadora para no causar afección en las riberas.