El Gobierno asturiano, sobre Alu Ibérica: “El partido se está jugando en Lugo”

El consejero de Industria de Asturias carga contra Alcoa y Grupo Industrial Riesgo y pide a la SEPI que se haga con el control de las plantas de Alu Ibérica

Imagen de la manifestación de trabajadores de Siemens Gamesa, Endesa y Alu Ibérica en A Coruña

Imagen de la manifestación de trabajadores de Siemens Gamesa, Endesa y Alu Ibérica en A Coruña

El Gobierno de Asturias endurece su discurso contra Alu Ibérica y Alcoa. Su consejero de Industria, Empleo y Promoción Económica, Enrique Fernández, ha reclamado a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) que ponga la factoría de Alu Ibérica en Avilés “en manos de un inversor serio y solvente”, pero ha advertido de que el futuro de la planta “se juega en Lugo”.

Según el representante del Ejecutivo del Principado, el Grupo Industrial Riesgo (actual propietario de las antiguas fábricas de Alcoa en Avilés y A Coruña) “no ofrece ningún tipo de confianza” al haber presentado, a su juicio, tan solo “declaraciones de intenciones” que no han sido plasmadas en un “documento sólido” por el momento.

¿El futuro de Alu Ibérica se escribe en Lugo?

En una comparecencia en la Junta General, Fernández ha asegurado que Alcoa es la “responsable última” del futuro de los 312 trabajadores de A Coruña y los 274 de Avilés tras criticar la “numerosa lista de despropósitos” que, a su juicio, han cometido tanto la multinacional americana como el Grupo Industrial Riesgo, que la semana pasada nombró a un nuevo director general en pleno cisma interno.

En este sentido, el consejero de Industria de Asturias ha apuntado que la evolución de estas plantas estará estrechamente vinculada a lo que ocurra con la de San Cibrao. “En el momento en el que se ponga sobre la mesa una solución para Alcoa Lugo de ella va a depender la solución que se de para Alu Ibérica Avilés y Alu Ibérica A Coruña, porque de lo que ocurra en Lugo depende el futuro del aluminio en España», ha explicado. Según Fernández, a Alcoa se le está “cayendo la careta” y ha acusado a la multinacional de “reducir la producción de aluminio y además poner todos los palos en la rueda posible para que esa producción no continúe. Nuestro cometido es desenmascarar a Alcoa, sacar de ahí al grupo Riesgo y lograr un grupo inversor que retome la producción y para ello todas las partes están ejerciendo sus competencias, Gobierno central, Gobiernos autonómicos y trabajadores».