Ence reduce sus pérdidas un 18% con el futuro de su planta gallega en el aire

Ence prevé una vuelta a beneficios este año gracias a la recuperación del precio de la celulosa

Ence

Imagen de archivo de la biofábrica de Ence en Pontevedra

Ence Energía y Celulosa registró unas pérdidas de 9,6 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que supone recortar un 18,4% los números rojos de 11,8 millones de euros del mismo periodo del ejercicio pasado. La cifra de negocios del grupo papelero ascendió a finales del pasado marzo a 167 millones de euros, lo que representa un descenso del 9% interanual. El resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en 16,8 millones de euros.

A pesar de las pérdidas, la compañía presidida pro Ignacio Colmenares apunta a la recuperación gracias a la “rápida recuperación en 2021” de los precios de la celulosa, después de permanecer durante todo el 2020 en mínimos históricos. Esta situación, previsiblemente, permitirá a la compañía regresar a beneficios este año.

El precio de la fibra corta en Europa ya ha recuperado un 38% desde mínimos, y actualmente cotiza a 936 dólares brutos por tonelada. Además, señala la compañía que los principales productores han anunciado subidas adicionales hasta los 1.010 dólares brutos por tonelada aplicables en los volúmenes negociados a partir de abril y serían necesarias subidas adicionales por encima de los 1.100 dólares para aproximarse a los precios actuales de la celulosa en China.

Paradas en las plantas de celulosa

Ence llevó a cabo en el primer trimestre las paradas anuales de mantenimiento en sus fábricas de celulosa, mientras que el año anterior se llevaron a cabo en el tercero, lo que ha supuesto una reducción del 10% en el volumen de ventas y un incremento del 2% en el coste unitario de producción respecto al primer trimestre de 2020.

No obstante, el Ebitda del negocio de celulosa mejoró un 51% interanual en el primer trimestre, hasta alcanzar los ocho millones de euros. Los menores volúmenes y costes derivados de la realización de las paradas anuales de mantenimiento en el trimestre se vieron compensados por el efecto positivo de las coberturas del tipo de cambio.

Por su parte, el resultado operativo comparable del negocio de energía renovable, tras la venta de la planta termosolar de Puertollano en 2020, mejoró un 13% entre enero y marzo, hasta los nueve millones de euros, impulsado por el incremento del 29% en el volumen de generación de energía renovable y la mejora del precio regulado de venta, si bien el Ebitda se redujo un 25% por la desconsolidación de esta planta.

Para continuar creciendo en renovables, la empresa cuenta con una cartera de proyectos maduros de 505 megavatios (MW) que supondrían multiplicar por cerca de tres veces su capacidad instalada actual.

Proceso judicial

Por otra parte, en la información remitida a la CNMV, Ence hace hincapié en la situación de la factoría de Pontevedra. La compañía asegura que continúa defendiendo en la Audiencia Nacional la legalidad de la extensión de su concesión en la ría, otorgada hasta 2073.

A este respecto, se espera una primera resolución durante los próximos meses. El proceso judicial podría prolongarse en torno a cuatro años, incluyendo los recursos que se formulen ante las más altas instancias judiciales.

Todo esto después de que la pasada semana Xunta, Gobierno, Concello de Pontevedra, sindicatos y dirección de Ence celebrasen una reunión clave en Madrid para abordar los planes de futuro de la compañía en la comunidad. Con la causa judicial contra la prórroga de la planta de Pontevedra como telón de fondo, la administración central y autonómica abrieron la puerta a Ence a buscar posibles ubicaciones alternativas para su biofábrica en otro punto del territorio gallego.