Galicia gana seis pisos turísticos al día a pesar de la pandemia

Los pisos turísticos dan el 'sorpasso' a los hoteles en Galicia tras dispararse de 9.872 a 12.303 en 12 meses marcados por la crisis del coronavirus

Santiago de Compostela

Santiago de Compostela

Las viviendas turísticas ganan terreno en Galicia pese al golpe del coronavirus. Así lo certifica el último registro de alojamientos turísticos publicado por la Xunta de Galicia, que eleva a 12.303 el número de pisos de la comunidad que ya se encuentran habilitados para fines turísticos en este mes de febrero.

De esta forma, las viviendas de uso turístico en Galicia se han disparado otro 24,6% y crecen a un ritmo de 6,1 más al día respecto a las 9.872 que constaban en el inicio del año 2020. Todo ello pese al golpe que ha recibido el sector como consecuencias de las restricciones por la expansión del coronavirus y que ha provocado pérdidas por valor de 6.200 millones de euros en el tercer trimestre del año, según los cálculos de la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (Fevitur).

Más plazas en los pisos turísticos que en los hoteles

Este nuevo repunte de las viviendas turísticas ha provocado que estas ya ofrezcan incluso más plazas que los 909 hoteles con los que cuenta en estos momentos la comunidad. En concreto, los datos de la Xunta revelan que estos alojamientos cuentan con capacidad para alojar a 65.530 personas, una cifra que supera a los 56.613 que pueden hacer lo propio en los establecimientos hoteleros de la comunidad.

Pese a todo, la propagación de los pisos turísticos no se da de manera uniforme en Galicia. Y es que los 433 que suma la provincia de Ourense contrastan con los 5.739 que contabiliza Pontevedra, provincia que acapara prácticamente la mitad de la oferta de viviendas de uso turístico en toda la comunidad. Lugo, por su parte, cuenta con 1.572 pisos de este tipo, cifra que se eleva hasta los 4.559 en el caso de A Coruña.

Una normativa recurrida por la CNMC

La proliferación de este tipo de viviendas ha estado salpicada por la controversia. Cuestionados por algunos sectores que los consideran culpables de la escalada de los precios del alquiler en los últimos meses, los pisos turísticos están regidos bajo una normativa de ámbito autonómico desde el año 2017.

Algunos de los principales puntos de esta legislación giran en torno a la prohibición de alquilar por habitaciones, la fijación de un máximo de estancia de 30 días y la imposibilidad de operar durante más de tres meses al año o en el caso de no contar con el beneplácito de las diferentes comunidades de vecinos. Estas cuestiones llevaron a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a presentar un recurso ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) para solicitar la derogación de algunos de los puntos más polémicos, pero la Justicia avaló la normativa autonómica.