Historia de dos Alcoas: ¿Por qué Avilés tiene pretendientes y A Coruña no?

Las dos plantas de Alu Ibérica están ya cerradas. De Aludium a Trafigura, distintas empresas posan la mirada en la fábrica asturiana, mientras que en el sector del aluminio destacan las mayores dificultades del activo herculino, con unas instalaciones “muy desfasadas”

Protestas de trabajadores de Alu Ibérica en A Coruña. EFE

En Galicia y en Asturias, A Coruña y Avilés han dicho adiós al aluminio, y no se saben si podrán volver a retomar la relación. En ambas ubicaciones, permanecen cerradas las antiguas plantas de Alcoa, en manos en su última etapa del polémico Grupo Industrial Riesgo, investigado por la Audiencia Nacional por presunta descapitalización fraudulenta. El pasado mayo, el juzgado procedió a la extinción de los contratos de los trabajadores.

No obstante, la intención tanto del administrador concursal –que tuvo que tomar las riendas de la planta ante la situación de quiebra a la que las abocó el dueño de Alu Ibérica– como de las instituciones públicas es buscar una nueva vida para ambas factorías que garantice el mantenimiento de la actividad industrial y, si así lo quisieran, la recolocación de parte de la extinta plantilla.

Sin embargo, aunque hasta ahora paralela, la suerte de las dos antiguas plantas de Alcoa y Avilés discurre por caminos distintos en esta nueva etapa. De forma pública y en las últimas semanas, la antigua factoría asturiana exhibe muchos más pretendientes que la herculina. Distintas fuentes del sector del aluminio consultadas por Economía Digital Galicia destacan la “dificultad” de encontrar un comprador dentro del negocio que quiera hacerse con el activo. “La planta es muy vieja y lleva mucho tiempo sin inversiones, lo que complica muchísimo que, en este momento, alguien quiera apostar por ella para el aluminio”, comentan. “Son dos plantas distintas. Históricamente, en A Coruña se vendía mucha placa a Aludium, pero ahora mismo este grupo la fabrica para ella misma, por lo que su actividad se redujo muchísimo”, opinan distintos empresarios del sector, que vaticinan que “tristemente, muy seguramente lo que sea interesante es el suelo de la factoría, nada más”.

Viejos conocidos, los interesados en Asturias

Tradicionalmente dedicada, entre otros servicios, a la fundición de maquila, en las últimas semanas, medios asturianos han informado de que la planta de Avilés ha despertado el interés de numerosas empresas, grupos que, a su vez, ya estuvieron en la órbita del proceso fallido de venta de la planta de Alcoa en San Cibrao (el gigante de Pittsburgh decidió, finalmente, mantener la propiedad del activo de A Mariña pero paralizar la fundición de aluminio primario durante dos años hasta una bajada de precios eléctricos).

Según medios asturianos, en la lista de interesados en las antiguas instalaciones de Alcoa en Avilés figuran Aludium (del fondo Atlas, dueña de las antiguas plantas de Alcoa en Alicante y Amorebieta), el gigante singapureño Trafigura o la siderúrgica vasca Sidenor. En el sector aluminero insisten, no obstante, “en que una cosa en estos procesos es mostrar interés y otra que, realmente, con la situación eléctrica de estos momentos, alguien vaya a comprar este activo por el que la administración concursal estaría solicitando unos 40 millones de euros. No obstante, despierta mayor interés por la concesión de uso que tiene en el puerto de Avilés”, comentan. De hecho, distintas voces apuntan a que, al margen de los pretendientes fabriles y precisamente por el emplazamiento, una de las compañías con más opciones para hacerse con los terrenos es Windar, la fabricante de torres eólicas marinas.

Cuaderno de venta en Galicia

Mientras tanto, en Galicia, la Xunta traslada a posibles inversores un cuaderno de venta de la factoría de A Coruña para poder identificar alguna actividad industrial aunque “en ningún caso de aluminio primario”. “Se están estableciendo contactos con socios industriales que puedan trabajar el aluminio secundario”, indicó el vicepresidente económico, Francisco Conde.