Inditex vale 34.000 millones más que Uniqlo un año después del ‘sorpasso’ japonés

En enero de 2021, Fast Retailing superó a la matriz de Zara como primera textil del mundo en capitalización. Un año después, los de Amancio Ortega se alzan como líderes indiscutibles del retail

Logos de Zara y Uniqlo

Logos de Zara y Uniqlo

Hace ahora un año que Fast Retailing, la matriz de Uniqlo, sorpassaba a Inditex, convirtiéndose en la primera textil del mundo en capitalización. Al cambio, la cotización de la compañía en el índice de Tokio elevaba hasta los 79.000 millones de euros su valor bursátil, superando por poco a los de Amancio Ortega, que lidiaban con una tercera ola que impactó especialmente en Europa y que frenó la recuperación de la dueña de Zara. No obstante, el podio le duró poco a los japoneses. Doce meses después del adelantamiento, la foto fija es completamente distinta. En estos momentos, para los inversores, la multinacional de Arteixo vale unos 34.000 millones más que su rival asiático.

En enero de 2021 los de Tadeshi Yanai volaban en bolsa tras presentar unos resultados trimestrales que mejoraban las previsiones de los analistas, que, además, destacaban entonces la mayor resistencia de los mercados japonés y chino a la pandemia.

Un ‘sorpasso’ que duró poco

Pero, un año después y con tres oleadas más del coronavirus de por medio, la distancia entre Inditex y Fast Retailing es todo un mundo (y, de nuevo, un mundo a favor de los de Ortega). Los japoneses presentan, al cambio, una capitalización de unos 53.375 millones de euros mientras que el valor bursátil de Inditex se eleva hasta los 87.577 millones de euros.

La diferencia llegó a ser más grande, ya que el pasado año Inditex volvió a superar la psicológica cifra de los 100.000 millones de euros de capitalización (en los meses de mayo y de septiembre).

La cotización de Inditex retrocedió a partir de la segunda quincena de noviembre del año pasado. Dos fueron los motivos fundamentales. Por un lado, la irrupción de la sexta ola y la vuelta a las restricciones en algunos mercados europeos. Por otro, el anuncio de cambios de calado en su cúpula, con la marcha de Pablo Isla, el ascenso de Marta Ortega a la presidencia no ejecutiva del grupo (ambos movimientos se producirán en abril), y el nombramiento de Óscar García Maceiras como nuevo CEO del gigante textil.

Inditex, más «resistente» que sus rivales

A pesar de los vaivenes de los últimos meses, los analistas siguen confiando en la mayor resistencia de Inditex frente a sus competidores. Lo dijo esta semana Goldman Sachs, que elevó el precio objetivo de la acción hasta los 37,5 euros. El banco americano asegura que la cotizada “tiene uno de los perfiles de ingresos y flujo de efectivo más resistentes frente a sus pares”. Y, además, destaca que “a medida que la economía de consumo europea ha comenzado a reabrir, sus ingresos se han recuperado aproximadamente un 10% por encima de los niveles preCovid”. Es “el mejor desempeño” dentro de las compañías de ropa multicanal que cubren.

Goldman sostiene que la gran fortaleza de Inditex frente a sus rivales en esta etapa está tanto en su política de suministros como en la apuesta por los mercados de proximidad. Una baja exposición tanto “al abastecimiento del grupo en la zona Asia-Pacífico”, como a los “costes de flete, actualmente elevados” disparan las posibilidades de la firma gallega. “Ofrece a los inversores uno de los perfiles de beneficios y flujos de caja más resistentes del sector”, asevera.

Los números de Uniqlo

Hace poco más de una semana Fast Retailing presentó los resultados correspondientes a su primer trimestre fiscal. Aunque fue átono en ventas, disparó sus beneficios un 33%, algo que se debe, en buena medida, a la salida de números rojos de su división Global Brands y al buen desempeño en los mercados de Europa y Estados Unidos.

Entre los meses de septiembre y noviembre, la multinacional facturó unos 4.782 millones de euros, un 0,6% más que en el mismo periodo del ejercicio 2019, el de la prepandemia. El beneficio neto fue de casi 713 millones de euros, un 33% más. Eso sí, el negocio de Uniqlo en Japón, fundamental para la facturación del grupo, retrocedió un 10,8%. También redujo ventas en China, algo que achacó a una deceleración del consumo debido a las restricciones para controlar las nuevas olas del Covid.

Según Reuters, en esa presentación de resultados, Fast Retailing anunció una subida de precios en parte de su oferta en Japón debido a los mayores costes logísticos y de materias primas.