La minera de Varilongo valora en casi 70 millones su nuevo proyecto estrella en Galicia

Rafaella Resources calcula que recuperaría en poco más de dos años su inversión en la explotación de la mina a cielo abierto en Varilongo por la que ha solicitado permisos a la Xunta

Varilongo

La mina de Varilongo que Rafaella Resources quiere reabrir

Proyecto millonario en stand by en Varilongo. Rafaella Resources reconoce en un comunicado remitido a la bolsa australiana tras la celebración de su junta general de accionistas que en los últimos meses ha centrado sus esfuerzos en el estudio clave para comenzar a operar a cielo abierto en el histórico yacimiento ubicado en Santa Comba, que permanecía sin actividad desde la década de los 80.

«La compañía se ha centrado en la parte inicial del periodo 2021.22 en completar el estudio de factibilidad del proyecto de mina de wolframio a cielo abierto en Santa Comba«, revela la firma. Los resultados obtenidos con esta tarea han aflorado que esta mina a cielo abierto contaría con un NPV (valor presente neto, por sus siglas en inglés) de 67,3 millones de dólares (unos 65 millones de euros al cambio actual).

«El proyecto ofrece un potencial significativo para la expansión», subrayan desde Rafaella Resources, que calculan que habrán logrado el retorno de esta inversión en 2,3 años una vez que se ponga en marcha.

Eterna espera

Rafaella Resources, que ahora apunta al yacimiento de Horden Lake (situado en Canadá y que alberga reservas de cobre y níquel) como «el foco principal» de cara a su ejercicio financiero 2022-23, sigue a la espera de la Xunta de Galicia para dar su salto en Varilongo.

Y es que la compañía ha presentado al Ejecutivo autonómico la documentación necesaria para obtener los permisos para comenzar a operar a cielo abierto. La propia Rafaella Resources afirmaba en una presentación ante inversores que estaba «buscando la designación como proyecto industrial estratégico, que reducirá de manera sustancial los tiempos para lograr los permisos».

La compañía busca lograr este distintivo que brinda la Xunta de Galicia para recortar a la mitad los plazos de tramitación de determinados proyectos que conlleven una inversión de 20 millones de euros, la creación de 100 empleos directos y que sean susceptibles de ser financiados con fondos Next Generation. Dentro de este grupo se encuentran, por ejemplo, el proyecto de planta de hidrógeno verde que EDP y Reganosa impulsan en As Pontes, así como la planta de neumáticos que la china Sentury Tire planea sobre este mismo concello.

Encontronazo con la Xunta

La compañía busca esta ampliación en Varilongo en medio de su choque con la Xunta de Galicia. La firma remitió este viernes un comunicado a la bolsa australiana en el que informaba de que la Dirección Xeral de Minas «ha comenzado un proceso de revisión que podría llevar eventualmente a la cancelación de las concesiones en Santa Comba«.

Rafaella Resources es dueña del Grupo Minero Santa Comba y sus 15 concesiones en este yacimiento hasta 2068. De hecho, la compañía inició en septiembre de 2021 su actividad en la mina subterránea y desplegó una planta piloto, si bien seis meses después «solicitó una suspensión de estas actividades debido a preocupaciones de salud y seguridad relacionadas con las operaciones en la cantera adyacente».

Además, la firma ha indicado que la operación a escala comercial en este yacimiento solo puede arrancar una vez que logre unos permisos de vertidos de agua por los que lleva esperando 20 meses. «La compañía ha mantenido diálogos regulares con la Dirección Xeral de Minas al mismo tiempo que ha expuesto sus preocupaciones y permanece optimista en que se alcance una resolución que cumpla con las condiciones de todas las partes», subraya su director general, Steven Turner.