La patronal gallega entra en la guerra por la fábrica de baterías para Vigo

La CEG afea al Ejecutivo central que adjudique la planta de baterías en Martorell sin convocatoria previa y reclama la candidatura viguesa

Juan Manuel Vieites

Juan Manuel Vieites, nuevo presidente de la CEG

La Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) lanza un recado al Gobierno central a cuenta de la planta de baterías para vehículos eléctricos anunciada en Martorell a cargo de los fondos europeos.

La patronal gallega ha solicitado al Ejecutivo central «que reconsidere su decisión» y permita a todas las comunidades autónomas «competir en igualdad de condiciones por este proyecto». «Esta actuación supone un cambio de las reglas de juego inasumible», ha criticado la CEG, que ha recordado que no solo no están convocadas las ayudas con cargo a fondos europeos, sino que tampoco están fijados todavía los criterios para definirlas.

El área de Vigo, referente en automoción

Además, la institución presidida por Juan Manuel Vieites ha recalcado que «una de las áreas más competitivas de Europa en el sector de la automoción está en Vigo» donde se encuentra la planta de PSA (grupo Stellantis) que tiene mayor productividad en España «y ya monta coches eléctricos».

Según defiende, a través de la planta de PSA y sus proveedores, el área viguesa «tendría una candidatura muy solvente para optar a un proyecto de esas características, en línea con el Manifiesto de Interés presentado este martes por la Zona Franca de Vigo, Ayuntamiento de Vigo y Diputación de Pontevedra, que han asegurado que este proyecto, que prevé una inversión de 151 millones, es «compatible» con otras iniciativas similares.

Una iniciativa «sólida y viable»

También la Asociación de Industrias del Metal y Tecnologías Asociadas de Galicia (Asime), también ha trasladado su «firme apoyo» a la candidatura impulsada por estas tres instituciones viguesas, una iniciativa «sólida y viable».

La patronal del Metal ha incidido en que, tras el anuncio de instalar una planta de baterías cerca de Martorell, una sola fábrica de este tipo «no será suficiente» y «la de Galicia fortalecería toda la cadena de valor de un sector estratégico para la economía».