Luz para As Pontes: Bruselas plantea subvencionar la producción con carbón

La UE está dispuesta a relajar el control de emisiones y apoyar la reactivación de las térmicas para paliar el corte en el suministro de gas ruso, lo que pone las cosas fáciles al Gobierno y a REE para la reapertura de As Pontes

Endesa decidió cerrar la central térmica de As Pontes / Wikipedia

Central térmica de As Pontes / Wikipedia

La amenaza del corte del corte en el suministro del gas ruso ha provocado que la Unión Europea busque otras alternativas energéticas y deje aparcadas, en cierta medida, sus exigencias medioambientales. En esta línea, la Comisión Europea se muestra partidaria de buscar alternativas energéticas al carbón, como por ejemplo, el carbón incluso mediante subvenciones públicas. La decisión de la UE allana el terreno al Gobierno y a Red Eléctrica (REE) sobre el rearranque de la central térmica de Endesa en As Postes.

Esta medida aparece recogida en el plan de la Comisión Europea Ahorra gas para un invierno seguro cuya aprobación está prevista para este miércoles. En el borrador se detalla que aquellas centrales de carbón que reinicien su actividad para ayudar a paliar los efectos del corte de suministro ruso «podrán quedar exentas de los objetivos de emisiones industriales».

El plan de la Comisión solicita a los Estados la introducción inmediata de medidas coordinadas a nivel europeo para conseguir reducir el consumo del gas. El objetivo de la UE es dejar las reservas del gas al 80% antes del inicio del invierno.

Reducir el consumo del gas

Otras medidas que se recogen en el documento son la limitación de los termostatos de los sistemas de aire acondicionado y de calefacción en edificios públicos y centros comerciales, o la puesta en funcionamiento de capacidades de gas para incentivar a la industria a reducir de forma temporal su consumo energético. 

La Comisión Europea estima que con el uso de otros combustibles se podrá ahorrar «una cantidad significativa de gas» pese a que el cambio de combustible «tendrá un  impacto en la polución del aire».  En el borrador se destaca que «aunque el cambio a las fuentes renovables de energía es la principal prioridad, la Comisión aplicará también temporalmente toda la flexibilidad disponible en la directiva de emisiones industriales y en la directiva de evaluación de impacto medioambiental».

Algunos países ya han anunciado planes para incrementar la energía eléctrica con carbón. Es el caso de Alemania, Austria o Países Bajos. Otras alternativas a la crisis energética es el aplazamiento del cierre de las centrales nucleares como ha ocurrido en Bélgica.

Reactivación de la térmica de As Pontes

La semana pasada el Ministerio para la Transición Ecológica de Teresa Ribera convocó al sector energético para abordar la elaboración de un plan de contingencia para hacer frente a la amenaza del posible corte de suministro de gas por parte de Rusia de cara al próximo invierno. 

Dentro del plan de contingencia se recogía la posibilidad de reactivar la central térmica de As Pontes, en pleno proceso de cierre y con proyectos industriales aparejados, precisamente, a las ayudas de la UE a la descarbonización. Desde el Gobierno se solicitó a Red Eléctrica (REE) un nuevo informe, como operador del sistema, para determinar si la clausura es viable en el momento actual.

La ministra apuntó que  en caso de que REE confirmase que es posible garantizar el 100% de la electricidad sin la necesidad de mantener la central de Endesa abierta, no tendría sentido alargar su cierre, solicitado hace casi dos años. De cambiar de opinión el operador (su último informe al respecto autorizaba el cierre), el rearranque de la factoría, al menos de forma inicial, se hará de forma parcial.