Otra cuesta arriba en Alcoa: ganará la mitad a las puertas de su regreso a San Cibrao

El consenso de mercado prevé que la compañía pase de ganar 429 millones en 2021 a 198 millones este año en medio de la crisis energética y la caída del precio del aluminio

Imagen de archivo de la planta de Alcoa en San Cibrao

Imagen de archivo de la planta de Alcoa en San Cibrao

Frenazo en los beneficios de Alcoa a poco más de un año del reinicio de la actividad en su planta de aluminio de San Cibrao. Así lo vaticinan los analistas de las principales casas de inversión, que prevén que la multinacional cierre el año con unas ganancias que representan algo menos de la mitad respecto a las cosechadas en 2021.

En concreto, el consenso de mercado calcula que la firma que capitanea Roy Harvey despedirá al ejercicio 2022 con un beneficio neto de 198 millones de dólares. La cifra representa un retroceso del 53,8% respecto a los 429 millones alcanzados en 2021 pese a que sus ingresas ascenderán, según estas estimaciones, desde los 12.152 hasta los 12.504 millones de dólares.

De esta forma, Alcoa pisa el freno pese a un nuevo acelerón en su cifra de negocio. La inflación es la razón detrás de estas dos dinámicas contrapuestas. «Los precios de los metales y la alúmina han descendido abruptamente desde sus máximos de la primera mitad del año, pero al mismo tiempo los costes de las materias primas se han mantenido obstinadamente altos», revelaba el propio director financiero de la compañía, William Oplinger, en una conferencia organizada por Goldman Sachs.

Según el directivo de la multinacional, esta atraviesa un «tercer trimestre en el que los márgenes se han visto fuertemente comprimidos» tras haber escalado hasta cifra «récord» en el primer y segundo trimestre.

Inflación y recorte al precio del aluminio

Precisamente el golpe de la inflación ha prácticamente doblado el coste de reactivar la planta de aluminio de San Cibrao. Así lo aseguró semanas atrás el propio presidente del comité de empresa, José Antonio Zan, que reveló que, según las previsiones de la empresa, serán necesarios otros 88 millones de dólares a mayores para volver a poner en marcha las instalaciones, elevando así la factura total hasta los 156 millones.

La dirección de Alcoa citará de nuevo a los sindicatos el día 30 de noviembre para revisar el acuerdo de reapertura de la fábrica después de anunciar que el horno de ánodos no llegará a tiempo para el rearranque de la planta en 2024. La multinacional se encuentra explorando «distintas alternativas» después de comunicar que “se han disparado los costes de todos los proyectos, muy particularmente el proyecto para la producción de horno de ánodos grandes, que de 42 millones de dólares inicialmente presupuestados, supondría ahora en torno a 109 millones”.

A las dificultades por la escalada de las materias primas, el precio de la electricidad y el gas (esta última ha ocasionado pérdidas de 70 millones en tres meses a su planta de alúmina) se suman los bajos precios del aluminio. Y es que la cotización del metal en la London Metal Exchange, la plaza de referencia en Europa para la negociación de materias primas, se ha desplomado desde los 3.700 dólares alcanzados en marzo hasta los 2.400 dólares en los que se encuentra estabilizado desde hace meses.

Estas circunstancias aprietan a una Alcoa que despidió el tercer trimestre del año con unas pérdidas netas ajustadas de 60 millones de dólares. La cifra escala hasta los 686 millones de dólares si se incluyen las partidas especiales vinculadas a liquidaciones de planes de pensiones y otros gastos extraordinarios.