El corporativismo lastra el I D i en Galicia

El diagnóstico de situación del Plan Estratéxico llama a combatir la "endogamia" y constata una tendencia decreciente en el gasto en Investigación y Desarrollo desde 2008

El corporativismo lastra el I D i en Galicia

La endogamia no es solo propia de determinados gremios y profesiones. Tiene, además, un efecto transversal, y afecta a actividades como la Investigación, el Desarrollo y la Innovación (I D i), con especial incidencia en los profesionales que se dedican a ello. Así lo constata el  Plan Estratéxico 2015-2020, que acaba de rematar Facenda y está siendo presentado para el debate a determinados colectivos de la sociedad gallega. «El corporativismo y la endogamia», dice el documento, provoca «una baja rotación de los investigadores».

A la vez, el documento detecta «una baja percepción social del esfuerzo público por incrementar el potencial I D gallego». El análisis plantea como una debilidad y critica «la rigidez de los modelos de investigación de las universidades» y denuncia la falta de cooperación y sinergias entre las pymes para o desarrollo de proyectos y actuaciones colaborativos en I D i.

Poca coordinación

A la hora de abordar las relaciones entre administraciones y sector privado y científico, el documento también pone sobre el tapete «la limitada coordinación para aprovechar los mecanismos de transferencia tecnológica, infraestructuras científicas e instrumentos de financiación e innovación entre os diferentes agentes».

El gasto en I D sigue, a juicio de la Xunta, una senda descendente en Galicia desde el año 2008, cuando la crisis comentó a mostrar su peor cara. «En Galicia la intensidad de gasto correspondió al 0,88% (2012), por debajo de la media nacional y europea y lejos del objetivo para el 2020 del 3%», constata el informe.

El porcentaje de personal en actividades de I D i sobre el total también es inferior a la media nacional. Y, en este sentido, la Xunta pone de manifiesto «el bajo porcentaje de inversión empresarial sobre el gasto total en I D, con un 46%, frente al 53% nacional o al 63% europeo, en 2012».