Lo que necesita el sector hotelero

El sector hotelero no es ajeno a la actividad económica que le rodea, se ve influido como pocos por ella

Habitación de hotel con vistas a una playa

El sector hotelero vive de la actividad que se genera a su alrededor. De la actividad turística, sanitaria, lúdico – recreativa, empresarial y, por supuesto, industrial.

Al mismo tiempo, se trata de un sector que, para su supervivencia, necesita ser capaz de ofrecer unas condiciones excelentes de limpieza, comodidad, amplia oferta y, cómo no, calidad medioambiental.

Todos sabemos que un hotel situado en un lugar no apto desde alguno de estos puntos de vista tendría muy poco recorrido; al igual que también resulta lógico pensar que, para que un hotel se mantenga, es preciso que a su alrededor exista la necesidad de pernoctar, por uno de los múltiples motivos antes señalados.

La presencia de Ence no es óbice para que la Ría de Pontevedra sea un ejemplo de limpieza y calidad ambiental

Llegado este punto, me gustaría referirme a la actividad de la planta de la compañía Ence en Pontevedra. Una instalación que crea riqueza a su alrededor, que genera «movimiento» de personas, que favorece el mantenimiento de tantos negocios (incluidos los hoteles) para dar servicio a todos esos trabajadores que, de forma temporal o permanente, acuden a esta ciudad por su vinculación con la planta.

Al mismo tiempo, la presencia de esta instalación no es óbice para que la Ría de Pontevedra sea un ejemplo de limpieza y calidad ambiental (avalada por múltiples banderas azules otorgadas por la UE), como tampoco es impedimento para que el aire de la ciudad del Lérez haya sido distinguido por su calidad en numerosas ocasiones.

Esta empresa, además, ha dejado claro en múltiples ocasiones su compromiso con Galicia y con Pontevedra, que materializa en importantes inversiones, en beneficio de pontevedreses y gallegos.

Apuesto por la industria que, como Ence, es capaz de crear prosperidad desde el cuidado medioambiental

Todos ellos constituyen motivos más que suficientes para apostar por la permanencia de una planta que genera crecimiento y riqueza, siempre bajo el más riguroso cumplimiento medioambiental.

El sector hotelero no es ajeno a la actividad económica que le rodea. Al revés, se ve influido como pocos por ella.

Una ciudad sin empleo, una ciudad sin jóvenes, una ciudad sin futuro, no necesita de hoteles. Una ciudad que no respete su entorno y su medio natural, tampoco. Por eso, como hotelero, apuesto por la industria que, como Ence, es capaz de crear prosperidad desde el cuidado medioambiental.

César S. Ballesteros