Covid-19: Galicia aumenta los hospitalizados pese a recortar los contagios a la mitad

Galicia suma cuatro hospitalizados más en una jornada en la que notifica una bajada de los positivos diarios de 208 a 103

Sanitarios Covid-19

Profesionales sanitarios realizan pruebas PCR a un grupo de personas para determinar si se han contagiado de coronavirus. EFE/Salas/Archivo

Jornada de claroscuros para Galicia por el Covid-19. Galicia ve cómo el número de hospitalizados repunta en una jornada en la que ha conseguido asestar un nuevo recorte a las cifras de casos activos en contagios.

La comunidad pasa de 532 a 536 contagiados, de los cuales 105 se encuentran en las unidades de cuidados intensivos (UCI) en una jornada en la que, por el contrario, los nuevos positivos diarios caen a la mitad tras detectarse 103 (frente a los 208 revelados el domingo).

Este nuevo descenso de contagios permite que Galicia cuenta ahora con un total de 5.207 casos activos, 278 menos que este domingo. Un tercio de ellos (1.711) se corresponden al área sanitaria de A Coruña y Cee; 871 a la de Vigo; 753 a la de Pontevedra y O Salnés; 569 a la de Santiago y Barbanza; 512 a la de Ferrol; 500 a la de Lugo; y 291 a la de Ourense, que continúa presentando la mejor situación epidemiológica.

Así han caído los casos en el último mes

De esta forma, Galicia rebaja el número de casos activos casi a una quinta parte respecto a los 22.420 que registraba a inicios del mes de febrero, un periodo en el que también ha logrado recortar la presión hospitalaria a casi una tercera parte (baja de 1.452 a 536 pacientes ingresados).

Por el contrario, Galicia, que ha reducido su tasa de positividad hasta el 1,6%, por debajo del umbral del 5% que Organización Mundial de la Salud (OMS) fija como máximo para dar por controlada la pandemia, eleva a 2.238 el balance total de víctimas por Covid-19 desde el estallido de la pandemia después de que Sanidade notificase este domingo la muerte de otras 11 personas (dos se corresponden al viernes y nueve al sábado). Todas estas nuevas víctimas tenían patologías previas y ninguna estaba vinculada a residencias.