Covid-19: la Xunta aplaca la “revuelta” de los sanitarios con la última remesa de la vacuna

Galicia inicia esta semana la vacunación de personal de quirófano, neurología o cirugías, que había quedado relegado a un segundo plano pese a su exposición a aerosoles

Campaña de vacunación

Campaña de vacunación

La llegada de la nueva remesa de vacunas permite a la Xunta de Galicia hacer frente a una de las principales reclamaciones que venían defendiendo los sanitarios. Está previsto que el Servizo Galego de Saúde (Sergas) termine de inyectar la segunda dosis de la vacuna contra el Covid-19 este martes a aquellos sanitarios en primera línea contra el coronavirus para, a partir de este miércoles, pasar a hacer lo propio con el resto de sanitarios que habían quedado relegados a un segundo plano.

En concreto, la Dirección Xeral de Saúde Pública ha informado a los profesionales sanitarios que será a partir de este miércoles cuando extienda la vacunación entre otros profesionales que quedaron relegados a un segundo plano pese encontrarse expuesto a aerosoles o tratar con pacientes vulnerables. Es el caso de, por ejemplo, profesionales sanitarios de quirófano, quirófano de urgencias, neurología o cirugías.

“Se sentían perjudicados”, revelan a Economía Digital desde UGT, que explican que estos profesionales estaban en contacto con pacientes que podían estar o bien incubando el coronavirus en el momento de su ingreso o bien al ser contagiados por visitas. A este riesgo se sumaba el hecho de encontrarse más expuestos a la propagación del coronavirus por aerosoles, motivos pese a los cuales habían sido relegado a un segundo plano en las listas de vacunaciones en favor de colectivos como el de los anestesistas, algo que desde Confederación Estatal de Sindicatos Médicos habían tildado de «flagrante discriminación».

La presión en los hospitales, a máximos

Las estrecheces en la llegada de vacunas a Galicia habían provocado que la Xunta tuviese que priorizar a unos determinados grupos sanitarios sobre otros, una situación a la que espera poner fin a partir de esta semana. En estos días también se espera administrar también las vacunas entre usuarios y trabajadores de residencias que no pudieron recibirla antes bien por encontrarse de vacaciones o bien por encontrarse contagiados por Covid-19.

El bajo ritmo de vacunación ha tenido lugar en un momento marcado precisamente por el repunte de contagios y presión hospitalaria. Galicia llegó a superar los 22.600 casos activos (son 19.246 ahora), registrando así un máximo desde el estallido de la pandemia que ha ido acompañado de cifras récord de hospitalizados que han obligado al Sergas a habilitar salas Covid-19 adicionales en los hospitales gallegos.